Millón y medio de personas claman en Madrid por el derecho a la vida y la defensa de la mujer y la maternidad

EN UN AMBIENTE FESTIVO, CON NUMEROSA PRESENCIA DE JÓVENES Y FAMILIAS

Millón y medio de personas claman en Madrid por el derecho a la vida y la defensa de la mujer y la maternidad

Análisis Digital – 18/10/2009

En torno al millón y medio de personas, según estimaciones de los organizadores y de la Comunidad de Madrid, se sumaron en la tarde de ayer, en un alegre ambiente festivo y bajo un acariciante sol otoñal, a la manifestación a favor de la vida, la mujer y la maternidad, bajo el lema ‘Cada vida importa’. Sin duda fue la concentración de mayor importancia que se ha registrado hasta ahora en España en repulsa de una ley del aborto que introduce el concepto de “derecho” de la mujer a destruir libremente y sin alegar ninguna excusa, la vida del hijo en las primeras 14 semanas de gestación.

Los organizadores habían calculado que más de un millón de personas se sumarían a la marcha, convocada por 42 asociaciones civiles, entre ellas el Foro Español de la Familia (FEF), Derecho a Vivir (DAV), HazteOír.org, la Asociación católica de Propagandistas, Médicos por la Vida, Ginecólogos por el Derecho a Vivir, asociaciones provida, educativas y los científicos firmantes de la ‘Declaración de Madrid’. Pero sus previsiones se vieron desbordadas por la realidad al extremo de que, hacia las seis y media de la tarde, estaba por completo cubierto todo el recorrido de la manifestación, desde la Puerta del Sol a la Puerta de Alcalá así como buena parte de las calles adyacentes. Entre la multitud que en la distancia parecía una marea roja por la cantidad de camisetas y atuendos de este color, se pudo detectar, sin ocupar lugar destacado alguno, la presencia de destacados miembros del Partido Popular, entre ellos la del ex presidente del Gobierno José María Aznar; su esposa, la segunda teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella; el eurodiputado Jaime Mayor Oreja y la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, así como la secretaria general, María Dolores de Cospedal y numerosos diputados y senadores. A propósito de la presencia de estos y otros políticos, entre ellos un alcalde socialista, los organizadores pusieron de manifiesto que ellos habían convocado a los 46 millones de españoles “siempre que compartan nuestro criterio” y que los políticos eran unos más entre ellos. Aunque se observó la presencia de algunos sacerdotes, fue clara la ausencia deliberada de obispos en la manifestación a propósito de lo cual el presidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, sostuvo que la Iglesia católica siempre ha defendido el derecho a la vida. Era evidente, en todo caso, que esta ausencia se debía al deseo del episcopado de no interferir en una iniciativa puramente cívica y laica a fin de no desvirtuar la motivación de la convocatoria aunque coincida con los postulados doctrinales y morales de la Iglesia.

Las dos pancartas con las leyendas ‘Por la vida, la mujer y la maternidad. Cada vida importa’ –portada por los representantes de las 42 asociaciones convocantes, a cuya cabeza estaba el presidente del Foro Español de la Familia (FEF), Benigno Blanco– y ‘Mujeres contra el aborto’ –que llevan las periodistas Cristina López Schlichting, Isabel San Sebastián, Isabel Durán, María Pelayo y María López, fundadoras de la plataforma del mismo nombre, entre otras– llegaron a la Puerta de Alcalá a las seis en punto de la tarde y abriendose paso entre una multitud que esperaba desde mucho antes…

La responsabilidad de los hombres en el aborto, reivindicada por Eduardo Verástegui

La música sonaba a esas horas en la Plaza de la Independencia, donde, en un escenario orientado hacia la Plaza de Cibeles, el acto había comenzado con la intervención de los testimonios internacionales, a las que siguieron unas palabras del actor Eduardo Verástegui, protagonista de la película “Bella”, en las que reivindicó el protagonismo y la responsabilidad del hombre en el embarazo y, en consecuencia, en el aborto cuando se impone la cobardía ante la vida por nacer. Poco después de las seis y media, se desarrolló un acto de recuerdo de las víctimas del aborto y, seguidamente, se leyó un emotivo manifiesto redactado por la plataforma Mujeres Contra el Aborto.

Correspondió después la lectura del Manifiesto elaborado por la plataforma de Mujeres contra el Aborto que levanta la voz en nombre propio y en el de millones de mujeres silenciadas por la presión del “pensamiento único”, que prevalece actualmente en nuestra sociedad respecto de todo lo concerniente a nuestro sexo y que vincula obligatoriamente los conceptos “mujer” y “aborto” y en el que se reivindica la maternidad como uno de los derechos fundamentales de la mujer. “El aborto -se dice en el documento que publicamos íntegro en nuestra sección “Para saber más”-, es ética y legalmente inaceptable, no sólo porque aniquila a un ser humano indefenso, sino porque supone una violencia infligida a la dignidad de la mujer. Con este manifiesto renunciamos expresamente al pretendido “derecho de aborto” que otros y otras se empeñan en adjudicarnos”

Poco antes de las siete de la tarde, hora prevista para la finalización de la concentración, Benigno Blanco tomó la palabra en nombre de todas las asociaciones convocantes de la plataforma ‘Cada vida importa’ para dar las gracias a los asistentes que, dijo, marcarán un hito en la historia de la lucha por la vida en nuestro país. En su nombre se comprometió a seguir movilizado para que se haga cada vez más visible en nuestro país que la mayoría hasta ahora silenciosa, no acepta el gran drama de nuestro tiempo: la aceptación social del aborto. El presidente del Foro Español de la Familia destacó también que la manifestación “no era sólo contra la Ley del aborto”, sino una forma de crear entre todos “una conciencia justa en este tema, que se comprometa con la vida de la mujer y del no nacido”. Es un punto de inflexión en un trabajo de base, de la cultura de la vida, hasta que en España tengamos sensatez sobre este tema”, añadió.

Los manifestantes, familias enteras con predominio de jóvenes, portaron durante la marcha numerosas pancartas con las más variadas leyendas, entre ellas ‘No al aborto. Tengo 11 hijos’, ‘Mamá tengo muchas ganas de abrazarte’, bocadillo que sale de la foto de un feto, ‘Aborto exterminio silencioso. Gobierno culpable’, ‘Viva la madre que te parió’, Aborto: el mayor genocidio pero ningún gobierno de España lo ha querido impedir’ o Paremos el holocausto del siglo XXI’.

La postura del Partido Popular, según su secretaria general

Entre los asistentes diluidos en el anonimato se encontraban destacados políticos que acudieron en nombre propio dentro del deseo de los organizadores de no politizar el acto. Entre ellos estaba la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, quien ya se había planteado si la nefanda ley del aborto libre “se termina de aprobar”. En declaraciones a un reducido grupo de medios durante la marcha, afirmó igualmente que no hacía falta reformar la actual ley del aborto que “tiene un gran consenso social”, opinión que no era compartida, precisamente, por la inmensa mayoría de los asistentes a la manifestación y que, en declaraciones espontáneas rechazaban cualquier tipo de aborto por considerar que la vida es el primer bien que debe resguardarse de toda ideología.

La señora Cospedal también arremetió contra el ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, quien ayer por la mañana criticó la “hipocresía y desfachatez” del PP porque “sólo le preocupa el aborto cuando gobierna la izquierda” y señaló que la ley actual” que “es más permisiva y con menos garantías” que el proyecto en tramitación: “No se entera de que la postura del PP es en contra de esta reforma y la de defender la ley actual, que tiene gran consenso social”. Con todo, María Dolores de Cospedal señaló que la masiva asistencia a la manifestación “demuestra que no había una demanda social para este reforma”. Por último calificó de “disparate” el que las niñas de 16 años puedan abortar sin consentimiento paterno o de su tutor y recordó que la nueva ley no estaba incluida en el programa electoral del presidente José Luis Rodríguez Zapatero. “El proyecto de ley es una muestra más de su forma de gobernar dividiendo a los españoles”.

Se conocía que los sondeos y las encuestas han dado un vuelco en el último año, decantando a la opinión pública de manera mayoritaria hacia el sí a al vida. Ayer se pudo comprobar sobre el terreno, a pie de calle que ese millón y medio de defensores del derecho a vivir que llenaron el centro de la capital, obligan en conciencia al gobierno Zapatero y a los abortistas, a repensar la reforma que tienen preparada y que va contra el principal de los derechos humanos, la vida.

Pitada ante el ministerio de Igualdad

Durante la manifestación, un centenar de jóvenes de la Asociación Derechos y Libertades se concentraron frente al Ministerio de Igualdad para organizar una pitada contra la ministra Bibiana Aído como forma de protesta ante la nueva ley del Aborto. Los jóvenes llevaron a cabo este acto momento antes del inicio de la manifestación y, según explicó el portavoz de la plataforma, Pablo Santana, “los jóvenes pidieron que la ministra escuchara su reivindicación y retire el proyecto de ley que permite el aborto libre en España”. Durante la protesta, los congregados hicieron varios cantos como “Hay que cerrar el Ministerio de Igualdad por abortista radical”, “Fuera, fuera, fuera”, “Que se vaya, se vaya de aquí y que Bibiana deje a los niños vivir”, “Bibiana división” y gritos de “Asesinos, asesinos, asesinos”. Estos jóvenes portaban una pancarta en la que se podía leer: “¡Valladolid 007, licencia para vivir!”, pancarta que colocaron frente al ministerio situado en la madrileña calle Alcalá, 32. La asociación Derechos y Libertades es plataforma de reciente creación y con sede en Valladolid que “trabaja por la defensa de los derechos y las libertades de las personas que carecen de medios para que se les respeten”.

La ministra, en esos momentos, estaba en Barcelona donde, por cierto, criticó al Partido Popular por no haber hecho nada durante los ocho años que gobernó, en los que se practicaron medio millón de abortos, por cambiar la situación. “No hizo nada, absolutamente nada”, subrayó. Las afirmaciones de la ministra no dejan de apuntar una verdad a medias pero fuera de toda lógica ya que el PP ha reiterado de manera insistente, y ayer mismo durante la manifestación, que la actual ley vigente fue objeto de un laborioso consenso y que, por lo tanto, nunca pensó en modificarla. La reforma presentada a las Cortes por el Gobierno socialista, en cambio, no ha sido negociada con la oposición y su reforma supone la conversión de un delito en un derecho. Esto y el hecho de que las menores de edad puedan abortar sin permiso ni consejo de los padres, va mucho más allá de lo legislado en los países de nuestro entorno y el propio ex presidente José María Aznar lo denunció ayer durante la manifestación, como una “barbaridad” que rebasa todos los límites… En todo caso, la manifestación de ayer tenía como objetivo la repulsa de cualquier ley que autorice el aborto, considerado en sí mismo como un atentado contra el derecho a la vida del no nacido.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *