La píldora, el año siguiente, Ignacio Zabala

La píldora, el año siguiente

Ignacio F. Zabala

Aceprensa, 12 marzo 2003.

 

Marzo de 2001. El Ministerio de Sanidad hace poco que ha publicado los datos sobre abortos en España correspondientes a 2000. Los datos generales son demoledores: 63.756 abortos, un 9% más que en 1999, y una tasa de 7,14 abortos por mil mujeres en edad fértil. Récord desde la despenalización del aborto. Pero lo que más escuece es una cifra terca, empeñada en subir todos los años más que las otras: los abortos de menores de 20 años crecen un 11% y la tasa de 7,49 por mil supera a la general. Después de unos sencillos cálculos se comprueba que a lo largo de los noventa, el total de abortos sube un 57%, pero entre las menores de 20 años el ascenso ha sido del 74%.

Siglo XXI; la era de la información; millones gastados en campañas para extender el uso de preservativo –a cual más ingeniosa–; tasa casi cero de analfabetismo; programas radiofónicos de educación sexual a cada paso; “mamá, ¿tú qué usas?”; anticonceptivos a granel; “no te cortes, consulta a Rosa” en las revistillas, y nada. Pensemos.

“¿Qué se cuece por ahí?”. “Pues mire, señora ministra, por ahí se vende una píldora del día siguiente que es lo mismo que la anticonceptiva pero a dosis más potentes. Se toma dentro de las 72 horas siguientes a la fiesta”. “¿Y es segura?”. “Lo normal”. “¿Se nos echarán encima?”. “Lo normal: hay quien dice que es abortiva; de hecho está prohibida en algunos países”. “Bueno, mira, da igual, ¿y si así bajamos el número de abortos de adolescentes? Estoy viendo los titulares”.

Marzo de 2001. España aprueba la comercialización de la píldora del día siguiente y en mayo ya está a la venta. La entonces ministra de Sanidad, Celia Villalobos, vuelve a la carga: “Ya que ha aumentado el número de abortos y de casos de SIDA entre los jóvenes, aconsejo que, si tienen relaciones sexuales, utilicen el preservativo”. También insistió en hacer un uso correcto de la píldora del día siguiente, aunque le parecía una irresponsabilidad pensar “hoy hago lo que quiero y mañana me tomo una pastilla”.

Marzo de 2003. Según las estadísticas del Ministerio de Sanidad correspondientes a 2001 –año en que fue aprobada la píldora del día siguiente–, en España se practicaron 69.857 abortos, un 9,6% más que en 2000 –año en que España era aún tercermundista sin la píldora del día siguiente–. La tasa de abortos por mil mujeres en edad fértil sube al 7,66. En el caso de las menores de 20 años la tasa de abortos asciende desde el 7,49 en 2000 al 8,29 en 2001. Nuevo récord desde la despenalización del aborto. Una campaña de promoción del aborto no habría sido tan eficaz en un solo año. Pero como se ha hecho creer a los jóvenes que las pastillas lo solucionan todo sin explicarles nada más, se han confiado, y claro. Pensemos.

“Oye, ¿y esa píldora que retrasa la menstruación? ¿Qué tal para mayo?”.

La píldora, el año siguiente, Ignacio Zabala
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *