La objeción de conciencia frena el aborto en Sudáfrica

La objeción de conciencia frena el aborto en Sudáfrica

Las enfermeras lo rechazan por ser contrario a la cultura africana

 

            En Sudáfrica, el aborto es libre dentro del primer trimestre de embarazo, pero no resulta fácil encontrar profesionales sanitarios dispuesto a practicarlo. Muchos se niegan a hacerlo, por razones de conciencia. La objeción está extendida sobre todo entre las enfermeras, en particular las de raza negra, porque el aborto se opone a la cultura africana.

            La ley sudafricana del aborto, vigente desde febrero pasado, permite abortar a petición en las doce primeras semanas de gestación, también cuando la embarazada es menor de edad. Después, hasta la 20ª semana, se puede abortar en los casos típicos (violación, peligro para la salud de la mujer…). En los primeros seis meses tras la entrada en vigor de la ley, los hospitales públicos han practicado unos 13.000 abortos, la mayor parte de ellos en Johannesburgo. Según los hospitales de esta ciudad, la objeción de conciencia de médicos y enfermeras les ha impedido atender la mitad de las peticiones de aborto recibidas en ese periodo.

            La objeción es más común en las zonas donde predomina la población negra, y prácticamente universal en las regiones habitadas por zulúes (la segunda etnia africana del país, después de los xhosas). The Daily Telegraph (19-XI-97) pone el ejemplo del hospital Empangeni, en la provincia de KwaZulu-Natal. Sólo tres de las 300 enfermeras que allí trabajan están dispuestas a intervenir en abortos. Comenta el superintendente del hospital: “Aquí, en Zululandia, la gente no es partidaria del aborto. En un hospital como el nuestro, donde todas las enfermeras son negras, nadie quiere tener nada que ver con un aborto. Va contra su cultura”. El aborto tiene la oposición también de muchos afrikaners, mientras que cuenta con más aceptación entre los blancos de origen anglosajón. La actual ley del aborto fue aprobada en octubre de 1996 con los votos del Congreso Nacional Africano (CNA), que tiene mayoría absoluta en el Parlamento. La ley anterior, de los tiempos del apartheid, sólo permitía abortar en caso de incesto, violación o peligro para la vida de la madre. Sin embargo, no pocos parlamentarios del CNA están disconformes con la reforma impulsada por su partido, y se quejan de que no se les dio libertad de voto en este caso.

La objeción de conciencia frena el aborto en Sudáfrica
Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *