El negocio del aborto en España

En España se produce un aborto cada cinco minutos. En total, han muerto casi dos millones de fetos desde la despenalización del aborto. En cambio, el año pasado sólo había 20 niños españoles para ser adoptados. ¿Cuál es el negocio que se esconde debajo de esta realidad traumática? El semanario Época desenmascara el negocio del aborto.  Las clínicas abortistas se concentran en manos de unos pocos, como pocos son los beneficios que declaran, y no reparan en saltarse incluso los supuestos legales. Buscan nuevos mercados en países vecinos. Igual que la Administración: el sector público y el privado, de la mano en el negocio del aborto. El reportaje cuenta también, como denunció HazteOir.org, que Carlos Morín, el propietario del centro Ginemedex de Barcelona, abre un nuevo centro en Madrid. Y señala como las principales clínicas abortistas (Dator, El Bosque, la propia Ginemedex) declaran unos beneficios sustancialmente inferiores a sus ingresos.

REDACCIÓN HO, ÉPOCA.-  El reportaje de Época recuerda, como ya publicó HO el pasado 30 de septiembre, como el ministro argentino de Salud, Ginés González García, mintió al afirmar que en su país se realizaban anualmente 500 abortos clandestinos. Así lo reconoció el fiscal general del Estado, que no inició procedimiento contra el ministro porque ?mentir en política? no es delito. Sin embargo, a Ginés González le sacaron los colores. Porque tras la difusión de unas estadísticas completamente infundadas se encontraba una segunda intención: conseguir un consenso social antes de despenalizar el aborto.

En 2005 se dispensaron medio millón de píldoras poscoitales, con un gasto de 10 millones de euros. Y grandes laboratorios como Schering se enriquecen con la comercialización de la píldora abortiva RU-486.

El negocio abortista en España

En España, las estadísticas son sorprendentes. En 2005 se practicaron más abortos que defunciones hubo de personas en edades comprendidas entre 65 y 74 años (el rango de edad con mayor número de fallecidos). De los tres supuestos por los que está despenalizado, sólo un 3% se acoge al que habla del riesgo para el feto, y solamente un 0,01% al supuesto de violación. La gran mayoría, el 97%, se justifica con el supuesto peligro para la salud materna (mental y, en mucha menor medida, física).

Y ahí está la clave. En este caso, es suficiente para acreditarlo el informe de un profesional. Para ello, las clínicas privadas cuentan con psiquiatras en sus nóminas dispuestos a firmar partes psicológicos sin un estudio detallado del paciente, tal y como demostró este semanario (ÉPOCA nº 926). En este supuesto se escudan abortos de más de seis meses.

Abortos ilegales

No importan los supuestos. Ni siquiera las semanas. Muchas clínicas especializadas en el aborto han demostrado que lo que cuenta es el dinero. La clínica barcelonesa Ginemedex no tenía escrúpulos en realizar abortos de 31 semanas. Así se lo confirmó a Época en un reportaje publicado en 2002. Hace unas semanas, el propietario de la misma clínica, Carlos Morín, le mostraba al mundo que en España, gracias a las trampas legales, el aborto es prácticamente libre. La televisión pública danesa DR lo denunciaba. Un rotativo británico, el Sunday Telegraph, informaba además de que una ginecóloga británica acompañó hasta Ginemedex a una paciente embarazada de 31 semanas. Aceptaron el aborto. Porque a más tiempo de gestación, más caro y complicado es un aborto. Es dinero a cualquier precio.

Las clínicas Isadora y Dator

?Al menos en la clínica que yo tengo se declaran todos los abortos, no como en otras?, afirmaba Marisa Castro al ser entrevistada por Época (nº 926). Esta empresaria, antes política, feminista, de IU, acusaba a sus competidores y dejaba en entredicho las cifras oficiales. Declarar abortos… Efectivamente, muchas clínicas guardan celosamente los datos de sus clientes, hasta tal punto que por algunos abortos no emiten factura.

La ahora ex concejala de IU fundó la clínica Isadora en 1992, junto con el médico Salim Zakaria Chami Succar. Actualmente, su clínica es una de las más populares proabortistas de Madrid. Sus ingresos en 2004 ascendieron a 1,9 millones de euros, con un resultado declarado después de impuestos de 67.000 euros. Tanto por ingresos como por beneficios, Isadora está en la media del sector especializado en abortos. Y como la mayor parte de las clínicas de su tipo, se anuncia en los diarios de información general, en las páginas donde se recogen los anuncios de prostitutas, travestis…

La clínica de la ex diputada de IU se abre hueco como puede entre los emperadores del aborto en Madrid. En la capital tiene que competir con dos de los más importantes del país. Se trata de la clínica Dator y del centro clínico El Bosque, cuyos administradores forman parte de los consejos de administración de un gran número de clínicas repartidas por toda la geografía española.

Dator fue el primer centro autorizado en Madrid para realizar abortos. El presidente de su consejo de administración es Guillermo Sánchez Andrés, quien ha creado un verdadero entramado nacional de empresas especializadas en abortos. Sánchez Andrés saltó a la fama cuando en noviembre de 1986 fue detenido junto a los directivos de su centro Ramón José Hernández Lorenzo y Juan Manuel Sánchez Lorenzo, y los médicos Paula Monmeneu y Eduardo Cubillo, acusados por el juez Carlos Valle de prácticas abortistas.

Rechazo al aborto

Por otro lado, en una encuesta dirigida por el catedrático Ricardo Montoro, se desvela que el 65% de los españoles cree que es mejor dar al niño en adopción antes que abortar. Ese porcentaje sube hasta el 76% entre los votantes del PP, llega al 60% entre los votantes del PSOE y baja hasta el 42% entre los de IU. Así planteada, como se ve, la opción adoptiva supera colmadamente a la abortiva.

En la misma línea de rechazo del aborto se sitúan los españoles cuando consideran que una ayuda suficiente a la madre que va a abortar lo evitaría. Casi tres de cada cuatro españoles (74%) cree que si la mujer tuviese ayuda, no lo haría. Es de esa opinión el 59% de los votantes del PP, el 59% de los del PSOE y el 47% de los electores de IU.

Necesidad de las campañas pro-vida

Pero uno de los aspectos más reveladores de la encuesta de Época es la necesidad de que se visualice un asunto que, constantemente, se trata de ocultar. El 75% de los ciudadanos cree que deberían hacerse campañas de publicidad contando qué es un aborto. Significativamente también están sensibilizados, en este aspecto, los electores del PSOE: un 74% piensa que es preciso hacer esas campañas. El propio semanario reproduce algunas fotos de fetos abortados, y explica los métodos para acabar con una vida en el seno del vientre materno.

La realidad del aborto ha estado hurtada a los ojos del gran público hasta la llegada de Internet. Todas las campañas publicitarias institucionales que se han hecho en España al respecto se han centrado en la prevención del embarazo, pero nada se ha aportado sobre un embarazo en marcha y su solución.

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *