Aborto en España: Despenalización del aborto en España

Aborto en España

Algunos aspectos sobre la actual legislación del aborto en España

Descargar documento completo: despenalización del aborto en España

 

Introducción.

Una cuestión ligada a la eticidad del aborto es la cuestión de si es el
aborto una conducta que deba ser penalizada por la ley. Para los
partidarios mas radicales “pro choice” solo se deben regular los aspectos
médicos que están implicados en la realización de los mismos y que
reduzcan tanto la morbilidad como las complicaciones y secuelas que se
puedan producir en la salud de las abortistas. Se intentaría de esta manera
proteger a las mujeres. El sistema de plazos según algunos se inspiraría en
poner un limite para el aborto libre hasta una fecha a partir de la cual
podría haber peligro para la madre. Aunque también puede ser
considerado dentro de un sistema que admite algún derecho del feto
desde una fecha concreta. Para la postura de plazos la despenalización del aborto
en España
bajo algún supuesto sería un mal menor, con la idea de ir avanzando hasta
incorporar también el aborto libre dentro de un plazo generalmente hasta
las 12 semanas embarazo. Es evidente, que aún en esta situación el aborto
podría esta penado bajo algunas situaciones, sobre todo en aquellas que se
indujera contra la voluntad de la mujer.

Para los partidarios de la eticidad del aborto bajo algunos supuestos,
debe existir una correspondiente despenalización del aborto
en España
(no legalización) que
exima de responsabilidades penales a las mujeres que se acojan a ellos,
pero manteniendo el aborto como un delito, pues el estado considera el
feto como un bien que “en si”, no por otros, debe ser custodiado.

Por ultimo, se encuentran los que consideramos que el estado debe garantizar
siempre el derecho del feto a la vida y la violación de este debe ser considerada
como delito.

Dentro de esta opción, cabe en nuestra opinión dos
extremos con muchos matices intermedios, desde la de penalizar tanto a la
mujeres como a los coparticipes del aborto, como la de aquellos – sostenida
38Puede consultarse dentro de esta obra el capitulo 34 dedicado a la legislación Bioética en
España.Este apartado se ha elaborado con la colaboración de Mª Antonia Fernández Lamelas.
39Esta postura considera que hay un mínimo ético normativo en las sociedades democráticas
constituido por los derechos humanos. Estos deben ser reconocidos y respetados por la sociedad
civil y el estado. Son anteriores a estas instituciones y por lo tanto la posesión de ellos no son una
concesión de estas instancias, pertenecen a la naturaleza humana y son inmanentes a ella. Su no
reconocimiento por el estado es una discriminación injusta y una violación de la igualdad de todos
ante la ley. Es mas, es contradictorio una democracia que pueda disponer de la vida de sus
miembros, siendo el derecho a la vida el fundamento para la existencia y desarrollo de los demás
derechos. Realizar tal acto es una forma de deslegitimación moral del estado de derecho, una acción
que lo mina y lo expone a otras actuaciones que pueden destruirlo desde dentro. Es hora de pensar
que no sólo hay una manera de legislar tolerante y respetuosa con lo valores democráticos, como
algunos afirman, tachando a los demás de querer imponer sus creencias o dogmas religiosos. Esta
actitud es dogmática y además pretende monopolizar el campo de lo humano, de lo laico, cuando
existen otros planteamientos no religiosos tan válidos como los de ellos. Las personas que se
oponen al aborto lo hacen porque consideran que tal acción es un acto inhumano, contrario a la
dignidad humana, y lo hacen desde una postura científica y con argumentos de razón y no de Fe.
actualmente por muchos- que piensan que debe penarse a los autores, y
aplicar a las mujeres eximentes que existan en la legislación con la
intención de que ninguna mujer sea encarcelada por este delito. Dentro de
estas posturas queda siempre claro que el derecho no legaliza, ni
despenaliza esta conducta, sino atendiendo a múltiples circunstancias
atenúa sus penas ante la que considera la parte menos responsable, y
siempre después del feto mas dañada por esta conducta40. A juicio de
algunos importantes penalistas, como el profesor Rodriguez-Devesa, el
establecimiento de una ley del aborto en España siguiendo este esquema
resultaba cuando menos innecesaria, ya que para los supuestos, rarísimos
actualmente, en los que pudiese existir colisión entre la vida de la madre y
el hijo, podría alegarse la causa eximente de la responsabilidad
denominada estado de necesidad, que recoge el artículo 8.7º del código
penal.

Contenido de la legislación actual española.

Como ya hemos indicado en las leyes de algunos países se parte de la
base de que el ser humano concebido y no nacido no merece ninguna
protección legal, hasta que no ha alcanzado un determinado grado de
desarrollo; según este criterio el aborto es legal si se lleva a cabo dentro de
ese período de gestación; este es el sistema conocido como Plazos. En otros
ordenamientos jurídicos, como es el caso del español, se establece un
sistema de despenalización parcial, denominado de indicaciones. El aborto
está penalizado por la ley, salvo si concurren ciertas circunstancias tasadas
en la misma, entones abortar deliberadamente no constituye delito. La ley
orgánica 9/1985 de 3 de Julio de despenalización parcial del aborto indica
cuales son las condiciones establecidas para la que la práctica del aborto
no sea penalizado. Estas son:

a) Relativas a la mujer: Es necesario el consentimiento expreso (por
escrito) de la mujer embarazada. En el caso de una incapacidad para dar el
consentimiento puede ser suplido por los representantes legales de la
embarazada.

b) Relativas al personal que practique el aborto: deberán intervenir un
médico especialista en ginecología y obstetricia, personal de enfermería,
auxiliar sanitario y asistente social.

c) Relativas al establecimiento sanitario: Puede ser público o privado
con acreditación, debiendo reunir las condiciones establecidas en la ley.
Los supuestos despenalizados son: a) Indicación terapéutica (artículo 417
bis del código penal) : “Que sea necesario para evitar un grave peligro
para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada y así conste en
40Los casos limites estarían contemplados desde esta perspectiva. En estos casos la aplicación
concreta apreciada por el juez de no responsabilidad penal no es lo mismo que declarar ciertos
abortos como no punibles. Se sigue trasmitiendo el mensaje a la sociedad de que el aborto es un
delito al mismo tiempo que existe una comprensión frente al delincuente.
un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico de
la especialidad correspondiente, distinto de aquel por quien o bajo cuya
dirección se practique el aborto. En caso de urgencia por riesgo vital para
la gestante, podría prescindirse del dictamen y consentimiento expreso”.
b) Indicación ética (artículo 417 bis nº 2 del código penal): “Que el embarazo
sea consecuencia de un hecho constitutivo de delito de violación del
articulo 429 del código penal, siempre que el aborto se practique dentro de
las doce primeras semanas de gestación y que el mencionado hecho
hubiera sido denunciado”. Sólo es necesaria la voluntad de la mujer y sin
mas requisitos que la previa denuncia, no siendo necesario que los hechos
que lo justifican se hayan demostrado en un procedimiento penal. c)
Indicación eugenésica (articulo 417 bis nº 3 del código penal) : “Que se
presuma que el feto habrá de nacer con graves taras físicas o psíquicas,
siempre que el aborto se practique dentro de las 22 primeras semanas de
gestación y que el dictamen expreso con anterioridad a la práctica del
aborto, sea emitido por dos especialistas del centro sanitario público o
privado, acreditado al efecto y distintos de aquel por quien o bajo cuya
dirección se practique el aborto”. Existe además una cláusula de
impunidad limitada para la embarazada por la cual (art. 417 bis II) “en los
casos previstos en el número anterior, no será punible la conducta de la
embarazada aún cuando la práctica del aborto no se realice en un centro o
establecimiento público o privado o no se hayan emitido los dictámenes
médicos exigidos”.
10.3.3 La reforma de la despenalización del aborto y la doctrina del tribunal
constitucional sobre el derecho a la vida.
A menudo salta a la opinión pública la propuesta desde distintas
instancias gubernamentales o sociales de la necesidad de proceder a una
ampliación de los supuestos en que el aborto no ha de ser delito en
España. Entre las posibilidades que se han barajado tenemos las
siguientes:
– Una de ellas es introducir nuevas indicaciones que operarían como
causas absolutorias frente al aborto, al igual que sucede en la actualidad
con las tres introducidas en el artículo 417 bis del código penal.
– La segunda posibilidad es la de quienes preconizan que debe
introducirse en el ordenamiento juridico español el llamado sistema de
plazos, que como sabemos, consiste en la despenalización total de las
prácticas abortivas siempre que se realicen en las primeras semanas de
gestación.
Si el Parlamento adopta la decisión del cambio de la ley, deberá tener en
cuenta la sentencia del Tribunal Constitucional, de 11 de abril de 1985,
cuya doctrina sobre el derecho a la vida y a la protección constitucional
del nasciturus desde el momento de la gestación, constituye parte del
llamado bloque de la constitucionalidad que, conforme al artículo 164 de
la propia Constitución, vincula a todos los poderes públicos. El recurso de
inconstitucionalidad, tuvo que decidir sobre el comienzo de la existencia
de la vida humana y sobre la protección que la Constitución atribuye a esa
vida humana desde el momento que exista. Recogemos algunas de las
consideraciones efectuadas por dicho tribunal sobre la trascendencia del
reconocimiento del derecho a la vida en la Constitución: “Dicho derecho a
la vida, reconocido y garantizado en su doble significación física y moral
por el artículo 15 de la Constitución, es la proyección de un valor superior
del ordenamiento jurídico constitucional, la vida humana constituye el
derecho fundamental, esencial y troncal en cuanto es el supuesto
ontológico sin el que los restantes derechos no tendrían existencia posible”.
Asimismo pone de relieve que a los efectos de nuestro ordenamiento
jurídico existe una vida humana distinta de la de los progenitores desde el
mismo momento de la concepción, tal hecho biológico humano requiere
una especial protección. El Tribunal Constitucional estableció la
legitimidad de que el legislador opte libremente, entre bienes que pueden
entrar en conflicto por la generación de una nueva vida humana,
protegiendo o desprotegiendo mas a unos que a otros, y por esta razón dió
luz verde a la ley del aborto actualmente vigente, que admite, que dado el
caso de colisión entre los derechos de la vida de la madre y del hijo, no
prime absolutamente la vida de este último.
Si se pretende la ampliación de los supuestos de no punibilidad en la
ley española del aborto, cabrían tres opciones: a) Una sentencia del
Tribunal Constitucional ajena a criterios jurídicos aceptables que
presuntamente pudiera legitimar el sistema de la ley de plazos. b) Crear
nuevas e hipotéticas indicaciones. c) Reformar de manera regresiva la
Constitución, limitando los derechos fundamentales. Es necesario
plantearse seriamente, en los términos que lo hace la sentencia, la
necesidad de arbitrar desde el Estado los medios necesarios para que los
graves problemas de tipo personal, social o económico que suelen ser el
origen de la decisión de abortar, puedan encontrar soluciones menos
traumáticas que el aborto.

Aborto en España: Despenalización del aborto en España
Vota esta noticia

2 pensamientos en “Aborto en España: Despenalización del aborto en España

  1. Francisco Z. Lantos

    21)La despenalización del aborto: Encontrándonos hoy, debido a nuestra extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” y degenerado estado de nuestra naturaleza psicosomática, igual como existió en la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, de Judea y Roma en la época de Jesucristo, la diferencia de sus desviaciones anormales de nuestra vida sexual es que en lugar de orgías de Sodoma y Gomera y Roma y Pompeya, hoy tenemos discotecas perversas y botellones, donde nuestros jóvenes consumen drogas, se emborrachan y practican sexo abiertamente, cayendo las chicas embarazadas, de cuyos abortos nuestras sociedades moralmente decadentes, sólo lo critican porque sus representantes, los gobiernos quieren permitirlo sin permiso de los padres. Sin embargo, nadie descubre las contradicciones de la práctica de nuestros médicos quienes por un lado matan con abortos las vidas de nuestras futuras generaciones, y por otro buscan la prolongación artificial de la vida humana sin reconocer los negativos resultados de la mala calidad de vida obtenida con este acto en las edades por encima de las que corresponden a la vida humana, creando con ello el grave problema de envejecimiento de la población del mundo, que cuando llegue esta a su éxito final, y las pocas personas activas no podrán mantenerlas, sólo nos quedará la aprobación de la eutanasia, que los hombres insensibles hacia los valores morales no dudarán en aceptarla, como enconaran también normal los matrimonios homosexuales con derecho de tener hijos que ni en las citadas civilizaciones han existido.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *