Archivo de la categoría: Aborto

Aborto: ¿suicidios? ¿ganar dinero? ¿comienzo de la vida?

HOLA AMIGOS: Me es muy grato dirigirme a Uds.  para invitarlos a formar parte de nuestra campaña-Somos un grupo de médicos y psicólogos muy preocupados por la situación actual de la mayoría de las chicas y chicos:

Si bien siempre existieron las relaciones prematrimoniales, hoy ya es algo que pareciera normal y desde muy temprana edad lo que ha llevado a un incremento también de los abortos –Por más que se liberen de su hijito, la vida ya no es la misma-Muchos de sus padres también están equivocados porque les parece que haciendo abortar a su hija se termina el problema y es todo lo contrario: El drama del aborto la marca para siempre a la chica, al chico y  ellos, sus padres, después también lo sufren-

Los chicos son jóvenes viejos desde recién entrada la adolescencia, por eso nos corresponde a nosotros los adultos hacer lo imposible para que no quemen etapas-Este es el motivo por el cual nos dirigimos a ti en la seguridad de que lucharemos juntos en bien de ellos

 

Veo que muchas chicas recurren a Uds por estar pasando por un embarazo no deseado-Ellas están muy desesperadas y debido a este estado solo ven lo negativo de la llegada de ese hijo, pero  no ven que lo realmente negativo y cruel es quitarle la vida -No los juzgo pues yo también lo hacía cuando no sabía nada de medicina, pero ahora que tengo muchisimos años de experiencia en estos casos les digo de corazón , que el aborto jamás  es la solución y en ningún caso  por más que algunas chicas en un primer momento se sientan liberadas. Con el tiempo las consecuencias siempre llegan, no hay ninguna mujer que se vea libre de ellas-Muchas se sentían seguras antes de  abortar, pero fue la urgencia del momento que no las dejó razonar. Y esto continúa siendo así

Como médica y psicóloga  les aseguro que lo mejor es aconsejar y buscarle ayuda a la mujer para que permita nacer a su bebito
Las chicas están desesperadas y quieren resolver el problema matando nada menos que a un hijo. Algunas creen que se sacaron un peso de encima pero el tiempo siempre les hace ver que ese peso era un Hijito al que nunca conocerán-En la vida siempre llega el momento de la reflexión sincera sobre nuestros actos, ninguna mujer termina su vida sin sufrir las consecuencias de su aborto -Algunas chicas las sufren enseguida, otras más tarde-Algunas dicen no estar arrepentidas y tratan de demostrarlo pero cuando llegan a la consulta el llanto las ahoga-Ningún ser humano puede sobrellevar ese acto tan cruel- El aborto es el crimen más abominable que existe: La muerte le lleva a un inocente que por no poderse defender fue maltratado como el peor de los malvivientes.

Muchas chicas llegan hasta el suicidio por esto

Además hay estudios muy serios que muestran que los padres que perdieron un hijo por accidente o enfermedad , sufren horrores, pero con el tiempo, algo se consuelan porque fue muerte natural. pero los que lo perdieron por aborto, no llegan a consolarse nunca porque la muerte fue provocada por ellos mismos que tenían el deber de protegerlo-

No los juzgo  por haber ayudado a las chicas para desembarazarse, pero no lo hagan más  – No juzgo  a las chicas que lo han hecho porque distintos problemas la llevaron a eso-La desesperación no les dio tiempo para darse cuentas de que en la vida los problemas van y vienen y que de alguna manera se solucionan, sin eliminar vidas que es lo que realmente no tiene solución—Ningún problema, por más grave que sea justifica matar a un inocente-Aconsejemos a las madres que sean fuertes y se hagan cargo del hijito que es lo único que les traerá   alegría

El aborto es el acto más cruel y cobarde que puede cometer un ser humano-. Por más que en algunos países sea legal nunca va a dejar de ser un crimen pues el bebito está vivo desde el momento de la concepción en la trompa de Falopio, cuando se unen el óvulo con el esperma y este es el comienzo del embarazo de la mujer

 

En referencia a esto último hay chicas que deciden abortar sobre todo con pastillas, porque creen que hasta que no suceda la implantación no están embarazadas, y no es así- ESTO ES ALGO TREMENDO QUE FUE IDEADO PARA GANAR DINERO:

Con total deshonestidad y con fines económicos, hay quienes difunden que el embarazo comienza con la implantación para así poder vender la píldora del día después, ( cualquiera sea su nombre comercial),y a todos los anticonceptivos comunes pues todos son abortivos-y no quieren que se sepa-

Digan lo que digan el ser humano viene a implantarse en el endometrio ya vivo desde la trompa

LA VIDA DEL SER HUMANO COMIENZA EN LA TROMPA DE FALOPIO CUANDO SE ENCUENTRAN EL ÓVULO CON EL ESPERMA Y CON  LA VIDA  COMIENZA EL EMBARAZO  Es una barbaridad que se mienta y se permita que mueran bebitos recién concebidos para ganar dinero

Hace más de 30 años, la OMS (Organización Mundial de la Salud) encargó a un grupo de expertos que cambiara la definición de concepción o fecundación, es decir que cambiara el inicio de la VIDA. La cosa era necesaria para poder dejar el campo libre a la venta de todo anticonceptivo porque ya  se sabía, que todos estos impiden la anidación de los embriones y, con ello, acaban con la vida de seres humanos ya concebidos. pero esto molestaba para engrosar los bolsillos -Entonces los expertos hicieron un cambio muy sutil: dijeron que, en el futuro, concepción no sería ya lo mismo que fecundación, sino que el día primero de la existencia de un hijo se retrasaba al momento de la implantación del óvulo fecundado en el endometrio. ¡Por favor!: Está ampliamente admitido por la Biología y la Ciencia Médica que la vida del hijo comienza en la Trompa de Falopio cuando se unen el óvulo con el espermatozoide, y allí se forma la primera célula que es “el cigoto” y tiene VIDA–Este óvulo fecundado a los pocos días 5 a 7 se implanta en el endometrio para seguir creciendo pero YA VIENE CON VIDA-

Con  este arreglo, a la vida y, con ella, al comienzo del embarazo lo retrasaban para que no llamar aborto a la destrucción de embriones recién concebidos o todavía no implantados; y así poder vender a la píldora del día después y a todos los anticonceptivos comunes  ¡POR FAVOR! esto no tiene perdón-

 

 

CON TODA CLARIDAD EXPLICA EL COMIENZO DE LA VIDA EL DR.LEJEUNÉ:
El Doctor Jerome Lejeune,una eminencia en Genética y Biología Humana, descubridor del trisomía 21 o síndrome de Down, profesor de Genética de la Universidad de Paris, y Director del Centro de Investigación Científica de Francia ha dicho: En cuanto los 23 cromosomas del espermatozoide se encuentran con los 23 cromosomas el óvulo, toda la información necesaria y suficiente esta allí, reunida en el ADN (Ácido Desoxiribo Nucleíco) para determinar todas las cualidades de un nuevo ser humano. No se trata de una opinión, de un postulado moral o de una idea filosófica, SINO DE UNA VERDAD EXPERIMENTAL. La fecundación in vitro lo ha demostrado: SI ANTES, EN LA PROBETA, NO ES UN BEBÉ ¿PARA QUÉ, ENTONCES, IMPLANTARLO EN EL ÚTERO? Si el ser humano no comienza con la fecundación, no comienza nunca.

Algunas personas también creen que en los comienzos del embarazo son solo células pero no es así
– Por más que sea solo una célula es un ser humano completo y en crecimiento como lo dice el siguiente informe científico -Se formó con dos elementos humanos el óvulo y el esperma-
INFORME CIENTÍFICO
La vida comienza en la trompa de Falopio
Con la unión del ovulo con el esperma hay una nueva vida. La primera célula que se forma, “el cigoto” es un ser humano completo, solo le falta crecer ,Es la única célula humana que tiene el potencial para formar todas las células del cuerpo, las del corazón, las de la piel, las del pulmón, intestino, páncreas, Es la única que forma un ORGANISMO COMPLETO. Destruir un cigoto, un embrión o un feto, es matar a un niño

En el cigoto ya está toda la información genética necesaria y suficiente propia de ese nuevo ser humano, como el sexo ,el color de pelo, su naturaleza bioquímica, que es distinta a la de sus padres por lo tanto desde el cigoto es un ser humano independiente,, no es parte del cuerpo de su madre., es otro cuerpo No debemos decidir por su vida. Por eso destruir un cigoto , un embrión o un feto, es destruir a un nuevo ser humano.
Este nuevo habitante, desde que comienza siendo cigoto ya posee almacenada en su ADN todas las características funcionales, físicas, conductuales, etc., que expresará al interactuar con los demás seres humanos y su entorno. Por lo tanto, la persona humana está presente en el cigoto.
UN GINECÓLOGO EXPRESÓ : ASI COMO NINGUNA MADRE MATARÍA A UN HIJITO QUE TIENE A SU LADO PORQUE LO VE ,POR FAVOR QUE NO MATE AL QUE ESTÁ EN SU VIENTRE PORQUE NO LO VE
Se que muchas chicas recurren a uds. AMIGOS por eso les molestamos sabiendo que las aconsejarán y las ayudarán a a buscar soluciones para que permita nacer a su hijito-Ninguna mamá se arrepiente de haber permitido nacer a su bebito Son impresionantes los testimonios de agradecimiento de las chicas que optaron por la vida.
MIL GRACIAS :No solo evitaremos terribles sufrimientos a las chicas ella y al bebito sino que habremos también cumplido con el deber de todo ser humano: salvar vidas- y habremos cumplido también con lo que prometimos en el Juramento Hipocrático o con la Fórmula de Ginebra: respetar la vida desde el momento de la concepción en la Trompa de Falopio

La madre embarazada necesita más que nadie de nuestra comprensión , pues tiene problemas, pero lo más importante es hacerle ver que MIENTRAS HAY VIDA SIEMPRE HAY SOLUCIÓN De alguna manera ella resolverá la situación y con alegría pues está el bebito con ella-Estará vivo
-No  termina el problema matando al hijito-Al contrario es el comienzo de mayores dificultades y de una vida sin sentido pues el tiempo hace tomar conciencia de nuestras acciones y un crimen jamás queda en el olvido-Cualquier situación desagradable nos afecta y mucho pero no hay palabras para expresar el daño que produce el aborto a todos: a la mujer que aborta, al papá de la criatura, a otros familiares o amigos que la llevaron a esto, a los que colaboran para que la muerte  se produzca, vendiendo pastillas y más -Desde hace muchísimos años atiendo a  estas personas -Algunas se dieron cuenta enseguida de la gravedad de lo que hicieron, otros con el tiempo, y sus vidas también son una tortura porque el recuerdo del crimen  no los deja vivir en paz

Toda mujer que ha abortado en algún momento de su vida desea conocer a su niño- Se desesperan por esto-Mi experiencia de muchos años me avala para afirmarlo

 

ENTRE TODOS COLABOREMOS PARA QUE TODO NIÑO QUE ESTÉ EN CAMINO PUEDA DECIR ¡MAMÁ!

Mil gracias

Analía

Aborto: ¿suicidios? ¿ganar dinero? ¿comienzo de la vida?
5 (100%) 1 voto

Abortos: ¿dolor en el feto? ¿sistema nervioso formado? Evidencias en ecografías

Debido a mi profesión he presenciado abortos y  es impresionante ver en las ecografías que se hacen durante el procedimiento, como el bebito se aleja de los instrumentos que introducen a su madre para extraerlo y como se acelera el corazón por el miedo que tiene–He visto como se impresionan los médicos cuando ven las partes del cuerpo destrozadas que van extrayendo-Casi ni miran pero encargan a la enfermera que junte  esas partecitas para asegurarse de que no quede nada-Muchas veces la cabeza no sale por la cánula y deben extraerla sola -ESTO ES DE TERROR-Aunque el embarazo sea  de muy pocos días y partes del cuerpo salgan de manera líquida por el tubo de succión el médico igual se impresiona porque sabe que destruyó a un niño- Cuando el bebito es ya más grande y le ponen una inyección para detenerle los latidos del corazón  también sufre, se retuerce de dolor-Lo mismo le pasa con las pastillas –Se parece a un animal envenenado que se revuelca de dolor  El ecógrafo muestra que todos los métodos son una tortura y el bebito no se puede defender

Es un horror también ver en la sala de cirugía los tachos llenos de piernas, brazos y otras partes de los cuerpos ensangrentados-HE visto también a fetos que nacien vivos y los  deja abandonados en recipientes para que mueran-Además las consecuencias para las chicas son tremendas-Las que abortan con te o pastillas después no pueden entrar más al baño donde tiraron a su hijito, ni a ningún baño-Las que lo abortan en clínicas ni pueden pasar por ahí porque recuerdan a su hijo que quedó destrozado en ese lugar, y miles de consecuencias tremendas tanto físicas como psicológicas que las trato en el consultorio diariamente

¡Parece mentira que sean médicos que juraron salvar vidas los que hagan semejante barbaridad!

 

Evidencias científicas del dolor que sufre el feto al ser deliberadamente abortado

Por los doctores Vincent J. Collins y

Steven R.Zielinski y el abogado Thomas J. Marzen, Esq

La tecnología moderna ha enriquecido la ciencia de la fetología con unos instrumentos de investigación maravillosos como la fibra óptica, el ultrasonido, los EKG fetales (Electrocardiogramas), los EEG fetales (Electroencefalogramas) y otros sofisticados instrumentos de investigación, que permiten obtener observaciones muy exactas y claras del medio y del comportamiento del feto. Como dijera un científico: “Hoy tenemos una ventana al vientre materno”.

¿Cuál es el resultado de esta observación a través de la ventana al vientre materno? Sólo señalaremos algunos ejemplos para indicar las distintas observaciones realizadas. Cada día que pasa aprendemos algo nuevo.

1. Muchísímo  antes de finalizar el segundo mes del embarazo, hay una clara respuesta del feto a los estímulos. Las ondas del EEG revelan que el cerebro del niño no nacido está funcionando.

2. Muchísimo  antes también de  la octava  semana, ya se puede detectar la actividad del tálamo, donde se encuentra el centro del dolor. Los receptores sensoriales nerviosos están en la piel mucho antes de esa  semana de gestación. Aunque no se lo crea, el bebé desarrolla en las primeras semanas parte de sus sentidos y por tanto su capacidad para percibir estímulos externos. El primer sentido en desarrollarse es el tacto. Desde la semana 5 el niño  tiene sensibilidad táctil

 El  Dr. Julio César D´Escrivan, conocido médico venezolano, asegura que hacia el final de la quinta semana, un ligero golpe en la boca del feto hace que los labios se retraigan,

Todo esto nos indica que, mientras más aprenden los investigadores sobre la vida prenatal, más se impresionan con las conductas de vida independiente y búsqueda de preservación que se dan en el habitante del vientre materno. Inclusive las sensaciones desagradables leves no son bien tolerada-

Pongámonos en el lugar del bebito

NOTA:Nadie, ni médicos están autorizados para asegurar cuando comienzan a sentir dolor los niños no nacidos porque gracias a aparatos muy precisos,  se lo está comprobando siempre más temprano- La tecnología está continuamente  fabricando nuevos instrumentos y al ver que todos detectan al dolor siempre más antes los están ideando cada vez más precisos-

No existe un día en especial para asegurar  cuando comienzan a sentir dolor–No hay certeza de un día concreto, por lo que se suplica  a la mujer  no entregar su cuerpo para que dentro de él su bebito sea sacrificado, y se suplica también no hacerlo  nunca aunque el bebito no sufriera –

Los niños no nacidos sienten un dolor mucho más terrible que un adulto cuando son abortados así sean de muy escaso tiempo de gestación.

No necesitan estar conscientes. Veamos

Los bebés anencefálicos nacen sin las partes superiores del cerebro. Todo lo que tienen es el tronco cerebral. Por lo tanto, ciertamente no están conscientes. Algunos de ellos viven algunos días; otros, un poco más. Durante este breve período neonatal, si se les pincha con una aguja o si se mojan los pañales, se ponen a llorar. ¿Sienten dolor? Dudo que haya una madre, un padre o un médico que lo está atendiendo en ese momento que diría que eso no es dolor, porque es obvio que lo es. Consideremos otro ejemplo, el de un feto de tan sólo 8 a 10 semanas de gestación. Si usted le pincha la palma de la mano con una aguja, retirará la mano. También abrirá la boca.

MAUREEN CONDIC  Ph.D. es profesora asociada de Neurobiología y Anatomía de la Universidad de Utah y obtuvo su doctorado de la Universidad de California, Berkeley. Ella es una científica que ha publicado ampliamente sus obras en variedad de revistas.

Los primeros ‘rudimentos’ del sistema nervioso humano se forma por los 28 días (cuatro semanas) después de que el espermatozoides se fusiona con el óvulo. En esta etapa, el cerebro primitivo es ya pautado, es decir, que las células se especifican en las diferentes regiones para producir estructuras adecuadas para su localización en el sistema nervioso en su conjunto”, dijo a los legisladores.

La Dra. Condic explicó:

“Durante las próximas semanas, el cerebro crecerá enormemente y generará muchas conexiones complejas, pero la organización general del sistema nervioso se estableció por las cuatro semanas. Esto es significativo porque demuestra que, incluso en esta etapa temprana, el cerebro no es algo como una mera colección de células o una “pizarra en blanco” para ser escrita por los procesos de desarrollo posteriores. Al igual que todos los órganos embrionarios, la estructura del principio del cerebro ‘anticipa’ la función del sistema maduro“.

 Condic dijo que los niños no nacidos tienen una capacidad de sentir dolor desde muy ,muy temprano.

Los circuitos neuronales responsables de la respuesta más primitiva al dolor, el reflejo de la columna vertebral, están localizados mucho antes de  las 8 semanas de desarrollo, explicó. Este es el primer punto en el que el feto experimenta dolor en cualquier situación.”

En ese momento, la científica confirmó “un feto responde al igual que los seres humanos en las etapas posteriores del desarrollo ; al retirarse del estímulo doloroso”.

“Esto indica que el cerebro está ‘cableado’ en sí mismo en el primer trimestre, mucho antes de llegar a la etapa de vida fetal. 

Para experimentar el dolor, se debe detectar un estímulo nocivo. Las estructuras neuronales necesarias para detectar estímulos nocivos están en su lugar muchisimo antes de  las 8 semanas del desarrollo humano, continuó la investigadora.

No se puede precisar exactamente el día pues las investigaciones asombran de tal manera que continúan y día a día se detecta al dolor siempre más antes

Conociendo que el feto siente dolor al comienzo del embarazo, Condic dice que la pregunta es qué hacer a continuación.

“La imposición de dolor a cualquier criatura viviente capaz de sentir dolor es crueldad. E ignorar el dolor experimentado por otro ser humano por cualquier razón es una barbaridad. No necesitamos saber si un feto humano es autorreflexivo o incluso consciente de sí mismo para permitir la misma consideración. Simplemente tenemos que decidir si vamos a optar por ignorar el dolor del feto o no”,

 

LOS NIÑOS NO NACIDOS SIENTEN UN DOLOR MUCHO MAS TERRIBLE QUE UN ADULTO CUANDO SON ABORTADOS ASI SEAN DE  MUY ESCASO TIEMPO DE GESTACION.

 

Ex médicos abortistas

Anthony Levatino M.D. (ex-abortista

_”Se nos dijo que encontráramos la parte débil de la mujer y trabajáramos sobre eso. A las mujeres no se les dió ninguna alternativa. Se les dijo cuán grande es el problema de tener un bebé.

Lo que lo llevó al arrepentimiento no fue la evidencia empírica de semejante carnicería sino la muerte de su hija en un accidente de tránsito, que al levantarla murió en sus brazos

————

_”Soy un asesino. He matado a bebés inocentes y los he destrozado sacándalos de los vientres de sus madres con una poderosa aspiradora.” 

McArthur Hill M.D. (ex- abortista

————- 

__”La figura del bebé en el ultrasonido me perturbaba más que otras cosas. EI personal no podía resistirlo. A las mujeres que se practicaban el aborto nunca se les permitió ver el ultrasonido.” 

Joseph Randall, M.D. (ex- abortista)

———–

_ “Quiero decirle al público que los doctores saben que es una persona; es un bebé, que esto no es una masa de tejidos”.

Debra Henry (ex- consejera abortista)

———— 

_”Mi corazón se volvió insensible al hecho de que yo era un asesino, pero ese bebé que yacía en una fría bandeja me hizo conocer lo que realmente es el aborto.”

David Brewer M.D. (ex- abortista)

MUCHAS GRACIAS

Abortos: ¿dolor en el feto? ¿sistema nervioso formado? Evidencias en ecografías
5 (100%) 1 voto

Aborto provocado

Informar no es persuadir y
mucho menos manipular:
la opción del aborto
provocado

 

Descargar documento información sobre aborto provocado

 

Descargar documento tipos de aborto y aborto provocado

Por José Ramón Amor Pan

EN RESUMEN I En la actualidad, la principal finalidad real del diagnóstico
prenatal está siendo comprobar si el nasciturus viene
con alguna malformación para, en este caso, dar la opción de
abortar a la gestante. Esto está llevando a la oferta del diagnóstico
prenatal a prácticamente toda la población femenina embarazada,
cuando antes sólo se ofrecía a aquellas gestantes que
presentaban algún factor de riesgo. El resultado es una implacable
eliminación de los fetos con síndrome de Down. Se lucha
por los derechos de los animales y se le niega, al mismo tiempo,
cobertura jurídica y moral al ser humano en su situación más
débil y vulnerable. Como puede observarse, aborto
provocado
, derecho a no nacer, eugenesia e infanticidio se entremezclan sin solución
de continuidad. En el actual debate español sobre la ampliación
del aborto, ya se han oído voces que plantean la supresión total
de plazos para el aborto eugenésico, fijado en la actualidad en
la semana 22 de gestación, con lo cual podría practicarse el aborto
provocado
de un feto con síndrome de Down en cualquier momento (a
los seis, siete u ocho meses); y todo porque lo contrario atenta
contra la dignidad de la mujer embarazada: uno se pregunta en
dónde queda la dignidad del ser humano abortado porque, fíjense
bien, estamos hablando de seres humanos plenamente constituidos.

DIAGNÓSTICO PRENATAL Y
“NACIMIENTO EQUIVOCADO”
En los últimos años los avances relacionados
con el acceso al feto “in utero” y el diagnóstico
prenatal con técnicas cada vez menos invasivas
y arriesgadas han sido ciertamente espectaculares.
Una de las consecuencias que se derivan
de este impresionante desarrollo es el poder
tratar determinadas patologías antes de que el
niño nazca, dentro del propio seno materno,
incluso con complicadas operaciones, y de esta
manera se logra que el feto se desarrolle con
normalidad: el feto como paciente. Ahora bien,
aunque es mucho lo ya conseguido en medicina
prenatal, no deja de ser todavía algo limitado
a unas pocas situaciones patológicas.
Hay otra finalidad del diagnóstico prenatal:
comprobar si el nasciturus viene con alguna
malformación para, en este caso, dar la opción
de abortar a la gestante. Esto está llevando a la
oferta del diagnóstico prenatal a prácticamente
toda la población femenina embarazada,
cuando antes sólo se ofrecía a aquellas gestantes que presentaban algún factor de riesgo. Tal es
el sentido de las recomendaciones oficialmente propuestas por el American College of Obstetricians
and Gynecologists de Estados Unidos, el National Institute for Health and Clinical Excellence de Inglaterra,
la Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada, etc. Esta realidad contribuye no sólo a
aumentar los costes sanitarios sino que, y es lo que nos importa en este trabajo, ha hecho ascender
dramáticamente el número de abortos de fetos con síndrome de Down en todo el mundo.
De hecho, durante el 9º Congreso Mundial sobre el Síndrome de Down, que se celebró en Vancouver
(Canadá) en agosto de 2006 y al que acudieron unos 1.200 delegados de todo el mundo,

J. R. AMOR PAN:
Es profesor de la
Universidad de La
Coruña. Correo-e:
axeljr@terra.es

Aborto provocado
5 (100%) 1 voto

clinica aborto legal

Clinica aborto legal

¿Buscas una clinicas de aborto legal? Hay unas cuantas clinicas de aborto legal en el mundo.

Además hacen complejas campañas en internet, para aparecer en las primeras posiciones en los buscadores y llevarse el mayor número de clientes. Se ve que es un negocio que les interesa a las clinicas de aborto legal.

Más información en:

El negocio del aborto

El negocio del aborto en España

 

clinica aborto legal
5 (100%) 1 voto

Depresión post aborto

DECLARACION PÚBLICA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE
GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA, SOBRE CONCEPTO MÉDICO DE
ABORTO

 

Sobre la depresión post aborto dice:

Toda embarazada que se someta a un aborto legal, debe recibir un adecuado
soporte psicológico, con el fin de minimizar el impacto negativo del mismo, con
independencia de haber sido convenientemente informada con anterioridad de
los riesgos potenciales de la intervención abortiva.

 

Descargar documento depresión post aborto

Depresión post aborto
1 (20%) 1 voto

Embarazo aborto adolescentes

Embarazo aborto adolescentes: El aborto de las adolescentes, por Pedro Bengoechea Garín

Aborto y otras muertes

¡Vaya si viene más aborto y, además, el aborto de menores! Y de la forma como viene, no son pocos, quienes, siendo mínimamente conscientes y responsables, más que rasgar las vestiduras y hacer de plañideras (como señalaba alguno), lamentan seria y profundamente la muerte, a veces, atroz de seres más indefensos y vulnerables; de la misma manera que lo hacen, no silenciando o quedándose indiferentes, ante el horror de la muerte de tantos otros, cuyos cuerpos escuálidos por el hambre o destrozados por los efectos de la guerra, aparecen en el escenario diario de los medios de comunicación.

No creo que exista tanto desconocimiento, incoherencia o cinismo en el pueblo español como para discriminar las atrocidades que se cometen, que siempre tienen un denominador común: la inhumanidad de los que así obran. Lo que sí existe, cuando tienen lugar tales atrocidades, es la misma reacción de rechazo y condena por parte de todos. Es el primer paso en un largo proceso que nos tiene que llevar a la eliminación de todo aquello que nos destruye: el aborto, la guerra, el hambre, la injusticia…

Los postulados de la ideología de género

 

En consecuencia, nunca el aborto puede ser un derecho, sino un deber para todos de no permitírnoslo. Cuando una sociedad empieza a considerar el aborto un derecho, y sus gobernantes lo facilitan poniendo los medios necesarios para eliminar a los no nacidos, es que algo marcha muy mal y se produce una verdadera inversión de valores. Es la sociedad contra si misma. Muy mal van las cosas cuando se está poniendo en marcha el potencial de la técnica y de la ciencia al servicio de la cultura de la muerte. Malamente se camina cuando un Ministerio, imbuido de la ideología de género, aboga por un derecho a la salud sexual y reproductiva que, paradógicamente, incluye el aborto procurado y libre, y para más desfachatez, en menores de edad sin consentimiento paterno.

 

Con la misma ideología se procura igualmente la destrucción de la maternidad en pro de la liberación de la mujer; o el derecho a determinar la propia identidad sexual, a escoger cuándo y con quien engendrar y criar hijos sin distinción de orientación sexual. Constituyen éstos algunos de los postulados de la ideología de género asumidos claramente por los actuales gobernantes de nuestro país. Lo cierto es que la impunidad con que podrán abortar las adolescentes de 16 años sin contar con sus padres y, consiguientemente, sin su asesoramiento y apoyo, ha encendido todas las alarmas, producido una convulsión social y especialmente pavor en los padres, que no dan crédito a semejante barbaridad. De cualquier forma que se considere esta mala ocurrencia, está expuesta a consecuencias imprevisibles y nefastas.

Contraindicaciones psicológicas

 

Los 16 años figuran como período psicosociológico de transición entre la infancia y la adultez, en el que no se es niño pero tampoco se tiene el estatus de adulto. De ahí que la personalidad del adolescente que incluye, principios y valores, el autoconcepto y la autoestima, la identidad personal, los roles y los estereotipos, la conducta social y sexual, incluso el razonamiento moral, son más propios de una etapa de transición que de término, a la que le falta por culminar los procesos de desarrollo en la etapa ulterior del adulto. Son cuestionables a esta edad de los 16 años la identidad, como sentimiento de integridad personal en términos de coherencia y estilo propio de actuación, el autoconcepto como imagen integrada y diferenciada en medio de diferentes percepciones y expectativas, el posicionamiento firme y consciente frente a los estereotipos y prejuicios sociales, el razonamiento moral basado más en las expectativas del grupo social y de cumplir con las reglas, que seguir unos principios básicos, derechos y deberes fundamentales que rigen los comportamientos humanos.

 

Me parece que tales déficit o carencias no sólo no avalan suficientemente las exigencias de una procreación responsable, sino más bien se muestran muy proclives a desbaratar los planes de la naturaleza. ¿Habrá reflexionado seriamente en tales cuestiones la ministra de Igualdad? Pues no sólo para ella, sino particularmente para los legisladores y gobernantes de nuestro país debería ser éste un tema de indudable importancia.

Vota esta noticia

Eugenesia: Aborto eugenésico




La eugenesia es el aborto provocado realizado en el caso de sospecha o certeza de una enfermedad seria del niño. Dicha certeza nunca puede ser completa. Se suele realizar argumentando que la vida del niño con deficiencias sería de poca calidad, y no merecería la pena ser vivida.

La eugenesia o eliminación de los no nacidos con enfermedades no es una medida eficaz para la mejora del patrimonio genético humano. Este aborto suma a la tristeza de los padres por la enfermedad del hijo, la privación del consuelo de llegar siquiera a verle, aunque vaya a vivir pocas horas.

En el aborto eugenésico o eugenesia se arguye que la mujer elimina al feto defectuoso en virtud de un pretendido “derecho al bienestar”, ya que este feto será un adulto que acarreara numerosas cargas para la mujer – económicas, anímicas, de convivencia etc, – las cuales no tiene porque asumir. Una versión más drástica de la cuestión es la de apoyar la licitud en un “derecho al hijo sano”. Otra versión es la de la falsa compasión por la que la madre decide abortar teoricamente en beneficio del hijo, privándole de una vida no digna de ser vivida según su juicio, debido a su enfermedad o minusvalía.

La eugenesia, es decir el que se permite en los casos de disminución psíquica o física del feto, consiste en eliminar a aquellos seres humanos a los que no se considera dignos de vivir, al no reunir una serie de requisitos que les permitiesen desenvolverse con normalidad en el futuro. Estos argumentos están basados en criterios utilitaristas y económicos, olvidando que la dignidad de la persona no está en función del desarrollo físico o psíquico que pueda alcanzar.

 

Descargar documento completo: aborto eugenésico

 

Mas sobre el aborto eugenesico o eugenesia: aborto anencefalia eugenesia aborto eugenesico




Eugenesia: Aborto eugenésico
4.2 (84%) 5 votos

medicamento para abortar

Medicamento para abortar

 
Medicamentos para abortar o anticoncepción de emergencia.

Introducción

 

La “anticoncepción de emergencia” (llamada también “anticoncepción postcoito”) consiste en el uso de  medicamentos para abortar: ciertas dosis de píldoras anticonceptivas o de la inserción del dispositivo intrauterino (DIU) dentro de un cierto número de horas después de un acto sexual, con el objeto de impedir que haya un nacimiento como producto de dicho acto, el cual se presume va a ser fecundo, ya sea porque no se usó ningún anticonceptivo o porque se usó incorrectamente1.

Las píldoras anticonceptivas que se usan para la “anticoncepción de emergencia” han estado disponibles en Europa y en otros países durante un largo tiempo2. Sin embargo, parece que la “anticoncepción de emergencia” ha tenido más publicidad desde abril de 1995, fecha en que se celebró una conferencia en Italia sobre este tema, auspiciada por South to South Cooperation, la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), Family Health International, el Population Council y la Organización Mundial de la Salud3.

Según los que promueven esta forma de impedir los nacimientos, “la “anticoncepción de emergencia”…es buena, está accesible y puede evitar una cantidad muy importante de embarazos indeseados y muchos abortos subsecuentes”4.

Los proponentes del ya mencionado método también alegan que el mismo no constituye un aborto (que es la interrupción del embarazo), ya que dicho método actúa antes de la implantación del óvulo fecundado en el útero de la mujer, momento en el cual, dicen ellos, comienza el embarazo5.

Los que se oponen a la “anticoncepción de emergencia” afirman que sus métodos son abortivos en la mayoría de los casos6. También indican que dichos métodos son dañinos para la mujer7.

Ante esta divergencia de posturas, es necesario presentar los hechos para constatar si la “anticoncepción de emergencia” es (a) abortiva o no y (b) si es dañina o no para sus usuarias. En este artículo nos limitaremos a tratar el primero de estos dos interrogantes. En cuanto a los daños de la “anticoncepción de emergencia”, diríjase a Daños ocasionados por los anticonceptivos.

¿Es abortiva la anticoncepción de emergencia?

 

 

Para poder responder a la pregunta sobre si la “anticoncepción de emergencia” es abortiva o no, se necesita primero precisar el momento a partir del cual ocurre un aborto, entendido éste como la terminación del embarazo. Pero como veremos a continuación, si bien no se discute que el aborto es la terminación del embarazo, parece haber un desacuerdo sobre cuándo comienza el embarazo.

Además de las autoridades que ya citamos que afirman que la “anticoncepción de emergencia” no es abortiva debido a que el embarazo no comienza sino hasta la implantación, otras entidades internacionalmente conocidas también alegan lo mismo. Por ejemplo, MEXFAM, la filial de la IPPF en México, declara lo siguiente: “El uso de la ‘anticoncepción de emergencia’ no produce un aborto. De hecho, este tipo de anticoncepción evita el embarazo y por ello reduce la necesidad de inducir un aborto. La ciencia médica define el inicio del embarazo como la implantación de un óvulo fecundado en la capa que recubre el útero. La implantación ocurre de 5 a 7 días después de la fecundación. Los anticonceptivos de emergencia funcionan antes de la implantación y no cuando la mujer ya está embarazada”8.

El Dr. Juan Carlos Vargas, director científico de Profamilia, la filial de la IPPF en Colombia, afirma lo mismo. Según él, “para la institución [Profamilia] no se trata de un aborto pues según un extendido criterio médico el embarazo comienza sólo cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero”9.

Como puede observarse, ambas filiales de la IPPF afirman que su definición del comienzo del embarazo se funda en lo que dice la ciencia médica. Por su parte, MEXFAM alega que su información sobre este tema se basa en la literatura médica de la Oficina de Investigación en Población de la Universidad de Princeton10.

Es posible que MEXFAM haya obtenido también su definición del comienzo del embarazo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que a continuación en su sitio electrónico MEXFAM afirma: “De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la anticoncepción de emergencia se usa para prevenir el embarazo después de un acto coital no protegido [es decir, en el cual no se usaron anticonceptivos], posiblemente fértil”11. Ahora bien, como acabamos de ver, MEXFAM afirma que los anticonceptivos de emergencia actúan después de la fecundación (es decir, de la concepción) y antes de la implantación. De manera que parece ser que, según la OMS, el embarazo comienza en la implantación, no en la fecundación.

Otra posible fuente médica de ambas instituciones, es el Colegio de Obstetricia y Ginecología de los Estados Unidos (ACOG), el cual, en 1965, definió la concepción como “la implantación de un óvulo fertilizado”12.

Con respecto a esta definición de la ACOG, es importante observar, sin embargo, que se trató de un cambio en la manera de definir la concepción, la cual hasta ese momento había sido definida por la medicina como la fertilización del óvulo por el espermatozoide13.

Más aún, el ya mencionado cambio no parece haber estado motivado por la evidencia científica, sino por otro tipo de intereses. El Dr. J. Richard Sosnowski, presidente de la Asociación de Obstetras y Ginécologos del Sur de los Estados Unidos declaró en 1984: “No me parece algo excelente practicar una gimnasia semántica en una profesión… También me preocupa que, sin ninguna evidencia científica para justificar el cambio, la definición de la concepción, como la exitosa penetración espermática del óvulo, haya sido redefinida como la implantación del óvulo fertilizado. Me parece que la única razón de esto fue el dilema que causó la posibilidad de que el dispositivo intrauterino funcionase como un abortivo”14.

El Dr. Sonowski no es el único a quien le preocupa que la redefinición del embarazo como la implantación se deba al deseo de evitar llamarle abortivo al efecto de ciertos métodos del control de la natalidad. En Colombia, por ejemplo, se ha generado una polémica en torno al uso de las píldoras anticonceptivas como “anticoncepción de emergencia”, ya que uno de sus posibles efectos es la alteración del útero de tal manera que el óvulo fecundado no puede implantarse en él15. “La Corte Constitucional declaró en 1994 que la vida, para la legislación colombiana, comienza en el momento de la fecundación: es decir cuando el espermatozoide fecunda al óvulo”16. En ese caso, el ya mencionado efecto antimplantatorio de los métodos de la “anticoncepción de emergencia” sería abortivo y por tanto se estaría violando la ley colombiana, la cual prohibe el aborto. De ahí que el Dr. Vargas, de Profamilia, negara, como ya señalamos, que las píldoras anticonceptivas y el DIU tuvieran efectos abortivos, basándose en que el embarazo comienza en la implantación, no en la fecundación.

Parece ser entonces que la definición de la concepción como la implantación, que proponen algunas entidades conocidas internacionalmente, se basa más bien en el intento de negar el efecto abortivo de ciertos métodos del control de la natalidad.

Queda por examinar entonces qué dicen otras institucions públicas y fuentes médicas sobre cuándo comienza el embarazo y qué es lo que constituye el aborto.

El Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos o HEW (Department of Health Education and Welfare) definió en 1963 los procedimientos abortivos de la siguiente manera: “Todas las medidas que impiden la viabilidad del cigoto en cualquier momento entre el instante de la fertilización y el parto constituyen, en sentido estricto, procedimientos para inducir el aborto”17. Obsérvese que en esta definición del aborto está implicada también la definición del comienzo del embarazo como la fertilización y no como la implantación.

Como ya señalamos, el Colegio de Obstetricia y Ginecología de los Estados Unidos, dos años después de esta definición del HEW, cambió la definición del comienzo del embarazo por la implantación. Sin embargo, hasta ese momento todos los científicos reconocían que la concepción comenzaba en el momento de la fertilización del óvulo por el espermatozoide.

¿Qué ha pasado después de esa fecha? No tenemos el espacio aquí para dar una lista de todos los diccionarios médicos, pero señalamos a continuación siete de los más respetados libros de texto de medicina, publicados entre 1978 y 1995, todos los cuales definen el comienzo del embarazo como la concepción, y a ésta como la fertilización del óvulo por el espermatozoide: Butterworth’s Medical Dictionary, 2a Edición, 1978; Gould Medical Dictionary, 4a Edición, 1979; Stedman’s Medical Dictionary, 26a Edición, 1995; Harrup’s Dictionary of Medicine and Health, 1a Edición, 1988; Mellon’s Illustrated Medical Dictionary, 3a Edición, 1993; Oxford Concise Medical Dictionary, 4a Edición, 1994 y Pearce’s Medical and Nursing Dictionary and Encyclopedia, 15a Edición, 198318.

El Dr. Ralf G. Rahwan, Profesor de Farmacología y Toxicología de la Ohio State University en los Estados, en una carta que le envió a la prestigiosa revista médica Lancet, y que ésta le publicó, también define la concepción como el momento en que el espermatozoide penetra y fertiliza el óvulo para formar un cigoto viable19.

La mayoría de estas fuentes también le llaman al resultado de la concepción: embrión, feto o hijo. O sea, identifican al cigoto con un nuevo ser individual. Encontramos esta misma identificación en las definiciones de la concepción de otras autoridades importantes de la ciencia médica. Por ejemplo, el eminente investigador australiano y experto en el SIDA, el Profesor John Dwyer, ha descrito el momento en que el espermatozoide penetra el óvulo como la creación de un “único y nuevo individuo”20. El Mosby’s Medical, Nursing and Allied Health Dictionary define el embarazo de la siguiente manera: “En el preciso y único momento de la concepción, la mujer está embarazada con un nuevo ser individual”21. El Profesor Drek Llewellyn-Jones, un muy conocido escritor sobre temas médicos, también ha definido la concepción y el comienzo del embarazo diciendo que cuando el material genético masculino del espermatozoide se une al material genético femenino del óvulo, “se forma un nuevo individuo”22.

Es importante observar también que tanto el Profesor Rahwan, como los siete diccionarios médicos que mencionamos, coinciden en que el término abortivo es la descripción biológica exacta de cualquier fármaco o dispositivo que cause una acción después de la concepción23. Por su parte, el diccionario médico Mosby’s, que también citamos, afirma que cualquier acción causada por un fármaco o dispositivo usado después de la concepción no puede llamarse una acción anticonceptiva24.

De manera que tenemos un gran número de eminentes personalidades y fuentes del campo de la medicina que afirman que el embarazo comienza en la concepción, que ésta consiste en la fertilización del óvulo por el espermatozoide, momento en el cual comienza a existir un nuevo ser humano individual, y que el aborto es una acción que impide la viabilidad de este nuevo ser en cualquier momento a patir de la fertilización o concepción hasta el momento del parto. Ninguna de ellas indentifica la concepción con la implantación, sino que afirma que este suceso tiene lugar varios días después de la fertilización.

Conclusión

¿Qué hacemos entonces ante la divergencia de posturas con respecto al comienzo del embarazo y al momento a partir del cual ocurre el aborto? Lo más honesto que se puede hacer es lo siguiente:

(a) Reconocer que las fuentes autorizadas que afirman que el embarazo comienza en la concepción — momento a partir del cual cualquier acción que, interrumpiendo dicho embarazo, haga imposible la viabilidad del ser humano concebido, constituye un aborto — son al menos tan numerosas y serias como las que afirman lo contrario.

(b) Las autoridades que han redefinido el comienzo del embarazo como la implantación, y que basadas en dicha redefinición niegan que el aborto ocurra antes de ésta, parecen estar motivadas más bien por la preocupación de no llamarle abortivos a los métodos de la “anticoncepción de emergencia” y a otros métodos anticonceptivos que en los datos médicos.

(c) Ante tal divergencia de opiniones con respecto a un asunto tan importante en el cual está en juego la vida de incontables seres humanos y ante la evidente necesidad de seguir lo mejor que la ciencia moderna nos ofrece, no queda otro recurso que pronunciarse en favor de la vida de dichos seres humanos. De otro modo se estaría corriendo el riesgo de condenar a la muerte a un enorme sector de la humanidad, cuyo único “delito” es no haber llegado todavía a implantarse en el útero de su madre.

Pero hay más todavía. Recientemente Vida Humana Internacional recibió de su filial en Colombia (“Cultura de la vida humana”) ejemplares de dos de los libritos de la oficina de Profamilia (la filial de la IPPF en ese país). Uno de ellos se titula Cuadernillo estudiantil: Fecundación, maternidad y lactancia, en el cual se afirma lo siguiente: “El sexo de la criatura queda establecido en el instante de la fecundación” (p. 4) y “se llama gestación al desarrollo de la criatura dentro del vientre de la madre desde el momento de la fecundación hasta que nace” (p. 13). El otro librito se titula Cuadernillo estudiantil: Novedades anticonceptivas y métodos en investigación, en el cual se afirma lo siguiente respecto de los métodos post-coitales, o sea, los que se utilizan como “anticoncepción de emergencia”: “Se denominan así aquellos métodos que se utilizan después de la relación sexual o para evitar que prosiga un embarazo no deseado” (p. 6). Luego pasa a describir estos métodos, que son las píldoras anticonceptivas, el dispositivo intrauterino y la RU 486.

 

 

Evidentemente, si el comienzo de la gestación o del embarazo ha sido definido en el momento de la fecundación, se deduce que Profamilia está admitiendo que estos métodos son abortivos, pues el aborto es la interrupción del embarazo que resulta en la muerte de la “criatura” (como esta misma organización le llama al ser humano no nacido en su propia publicación). Por otra parte, como vimos al principio del artículo, el Dr. Juan Carlos Vargas, director científico de Profamilia, afirma que “no se trata de un aborto pues según un extendido criterio médico el embarazo comienza sólo cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero”. En otras palabras, Profamilia se contradice al admitir que la “anticoncepción de emergencia” es abortiva.

En conclusión, la “anticoncepción de emergencia” tiene que ser absolutamente rechazada. La ciencia, la ética y el sentido común nos indican que no tenemos otra alternativa.

Notas: 1. Jane E. Brody, “Personal Health,” The New York Times, 23 de septiembre de 1997, B15; “For Emergency Cases,” Forum (julio de 1997): 35; “La ‘anticoncepción de emergencia’ es rechazable,” Palabra (mayo de 1997): 24; “Respuesta de emergencia,” Revista Mujer Salud (marzo de 1996): 45. 2. Brody, B15. 3. “Respuesta de emergencia,” 45. 4. Ibíd. 5. Ibíd., 46; David Grimes, M.D., “Emergency Contraception — Expanding Opportunities for Primary Prevention,” New England Journal of Medicine 337 (9 de octubre de 1997): 1078-1079. 6. “La ‘anticoncepción de emergencia’ es rechazable,” 24. 7. Ibíd. 8. Sitio electrónico de MEXFAM. 9. José Luis Novoa Santacruz, “¿Microabortivos o anticonceptivos?,” El Tiempo (Colombia), 2 de noviembre de 1997, 3C. 10. Sitio electrónico de MEXFAM. 11. Ibíd. 12. American College of Obstetrics and Gynecology, “Terms Used in Reference to the Fetus,” Terminology Bulletin (Chicago: ACOG, septiembre de 1965). 13. Brian Clowes, Ph.D., The Facts of Life (Front Royal, Virginia, EE.UU.: Human Life International, 1997), 65. 14. J. Richard Sosnowski, M.D., “The Pursuit of Excellence: Have We Apprehended and Comprehended It?,” American Journal of Obstetrics and Gynecology (15 de septiembre de 1984): 117. 15. Novoa Santacruz, 3C. 16. Ibíd. 17. Public Health Leaflet, no. 1066, 1963. 18. Todos citados en John Wilks, B.Pharm. M.P.S., A Consumer’s Guide to the Pill and Other Drugs (North Melbourne, Australia: TGB Books, 1996), 16. 19. Profesor R. Rahwan, (carta) Lancet 346 (1995): 252. 20. Profesor J. Dwyer, The Courier (Alexandria, Australia), 1o de febrero de 1996. 21. Mosby’s Medical, Nursing and Allied Health Dictionary, 3a Edición, 1990, a cargo de N. Darlene Como, p. 954. 22. D. Llewellyn-Jones, Everywomen, 2a Edición, (Londres: Faber and Faber), 1978, 8. 23. Rahwan, Contraceptives, Interceptives and Abortifacients (Columbus, Ohio, EE.UU.: Division of Pharmacology, College of Pharmacy, The Ohio State University, 1995), 7. 24. Mosby’s, 301.

medicamento para abortar
5 (100%) 2 votos

Aborto seguro

¿Existe el “aborto seguro”?

 

 

No existe ningún “aborto seguro

Dicen por ahí que todo aborto debe ser “seguro”. La fórmula “aborto seguro” se opone a “aborto inseguro” (o aborto peligroso). Para evitar la “inseguridad” en el aborto ha sido aprobado para que se realice en condiciones de “higiene” y de “seguridad”.

Reflexionemos un momento sobre la palabra “seguro”, a la que se oponen las palabras “inseguro” “arriesgado” o “peligroso”. Un acto es seguro cuando no provoca ningún daño, cuando no conlleva la muerte de nadie. Un acto inseguro es lo contrario: algo que daña, incluso que puede provocar una muerte.

La razón nos dice que el aborto daña siempre, porque mata una vida, la del hijo no nacido. Por lo mismo, el aborto es lo más inseguro que puede existir. Aunque se realice en hospitales de “alta tecnología” y con el apoyo de parlamentos que olvidan la justicia a la hora de aprobar leyes.

Además, el mal llamado “aborto seguro” no deja de producir daños en las mujeres. A nivel físico, pues muchas veces es más peligroso para la mujer abortar que seguir naturalmente el embarazo. Y a nivel psíquico, con secuelas profundas que marcan la existencia de miles de mujeres que fueron engañadas o incluso forzadas a acudir a “abortos seguros” que las han destrozado en su corazón de madres.

Por último, no podemos olvidar que la mitad, y en algunos países como la India, más de la mitad, de los hijos abortados son “femeninos”. ¿No es absurdo legalizar el aborto con la excusa de que no mueran mujeres en “abortos inseguros”, cuando en cada 100 abortos mueren 50 embriones femeninos?

No existe, por lo tanto, ningún “aborto seguro”. Lo único que debe existir es una sociedad más justa y más humana, en la que ninguna mujer se sienta tentada o, peor, obligada, a abortar. Una sociedad capaz de proteger la vida de todos los hijos y el corazón de todas las mujeres que han empezado a ser madres.

Aborto seguro: ¿Es el aborto más seguro que el dar a luz?

 

 

Por Brian Clowes, Ph.D.

A los proabortistas les gusta mucho hablar del aborto seguro y afirmar que el aborto es varias veces más seguro que el dar a luz. La Federación Nacional del Aborto de Estados Unidos asevera que “el aborto es siete veces más seguro que el dar a luz y tiene aproximadamente el mismo riesgo de muerte que una vacuna de penicilina… Los datos estadísticos confirman que el aborto legal ha tenido un impacto dramáticamente positivo en la salud pública” 1. También ciertas feministas proaborto han intentado usar torpemente el hecho de que tienen doctorados para socavar al movimiento pro vida al afirmar que “un hecho significativo que el movimiento antiaborto no puede darse el lujo de reconocer es que el dar a luz es once veces más peligroso que el aborto temprano” 2.

En 1973, cuando el Tribunal Supremo de Estados Unidos legalizó el aborto en todo el país, consideró un “hecho establecido por la medicina el argumento que dice que durante los primeros tres meses del embarazo la mortalidad del aborto es inferior a la del parto”. Aún hoy, el Colegio de Obstetricia y Ginecología de Estados Unidos (ACOG, por sus siglas en inglés), el cual ejerció influencia sobre el Tribunal Supremo de ese país en relación al aborto, continúa insistiendo que el aborto es más seguro que el dar a luz. Según el ACOG: “Los riesgos médicos para una mujer que da a luz son mayores que los del aborto”3.

Todavía hay más, la proabortista Lise Fortier ha sugerido sin inmutarse que “de hecho, si uno llevara la lógica al extremo, como el aborto es mucho más seguro que el parto, desde un punto de vista estrictamente médico, todo embarazo debería ser abortado”4.

Aparte del incontrovertible hecho de que el parto es permitir que un ser humano inocente nazca y de que el aborto es precisamente lo contrario: la destrucción de la vida de ese ser, esta infame “lógica” asume falsamente que la salud de la madre es el único criterio para tomar este tipo de decisiones. En ese caso, sería igualmente “lógico” exigirles a todas las mujeres mayores de 30 años que se hicieran extirpar ambos senos para así evitar el creciente peligro del cáncer de mama.

El punto crítico que hay que considerar aquí es que, según el ACOG y otras instituciones médicas, la mortalidad relacionada con el parto incluye la mortalidad relacionada con el aborto, debido a que la comunidad médica considera al “parto” y al “embarazo” como sinónimos para ciertos propósitos. En otras palabras, si durante un cierto año murieron 10.000 mujeres debido a complicaciones de abortos legales y sólo una mujer murió durante el parto, ¡el aborto todavía sería considerado más seguro que el dar a luz!

Además de esto, en Estados Unidos, las cifras de mortalidad materna debido al parto incluyen aquellas muertes que ocurren debido a las infecciones hasta seis meses después de dar a luz; mientras que los proabortistas sólo incluyen aquellas cifras de mujeres que mueren en la mesa de operaciones donde se practican los abortos o, a lo sumo, una semana después. Hasta los proabortistas más conocidos han confesado que el número de muertes maternas que se le pueden atribuir directamente al aborto es por lo menos el doble del número de muertes maternas por aborto que ocurren “sobre la mesa” de operaciones.

El Estudio en Colaboración sobre la Mortalidad Materna (Maternal Mortality Collaborative Study) de julio de 1988 arrojó que, de 712 muertes maternas que se registraron en Estados Unidos entre 1980 y 1985, 111 fueron causadas por factores que de ninguna manera estuvieron relacionados con el embarazo (accidentes, homicidios, enfermedades no relacionadas con el embarazo, etc.). Este estudio también arrojó que el 10,6 por ciento de todas las muertes maternas que se registraron se debieron a embarazos ectópicos que no se atendieron a tiempo y que posteriormente sufrieron ruptura o infección.

Finalmente, los proabortistas en Estados Unidos sólo citan las cifras de muertes maternas causadas por abortos legales. No reconocen el hecho de que, a pesar de que los programas del gobierno federal han pagado los abortos de mujeres de bajos recursos, todavía hay muertes maternas debido a los abortos ilegales. Siempre habrá mujeres que se practicarán el aborto ellas mismas, aunque éste sea legal, ya que quieren tener total privacidad.

Por otro lado, existen otras actividades o enfermedades cuyas probabilidades de causar la muerte a las mujeres estadounidenses son mayores que las del aborto o el parto: las enfermedades del corazón, el cáncer, el alpinismo (practicado durante 15 años), el fumar una cajetilla de cigarrillos diariamente durante 30 años, los accidentes automovilísticos o aéreos, el suicidio, el ciclismo, etc.5. Si a los proabortistas les preocupase tanto la salud de las mujeres, ¡debieran intentar prohibirles todas estas actividades o hacer más por impedir las enfermedades ya mencionadas!

Cuando se comparan auténticamente las tasas de muertes maternas en Estados Unidos por aborto y por parto, respectivamente, los resultados son prácticamente iguales: 8,1 por cada 100.000 nacimientos y 8,0 por cada 100,000 abortos6.

Estas cifras nos dan que pensar. ¿Cómo pueden los proabortistas alegar que el aborto es un “procedimiento insignificante y con los mismos riesgos que la extirpación de las amígdalas o una vacuna de penicilina”, si su tasa de mortalidad es prácticamente idéntica a la de un embarazo completo de nueve meses y varias horas de parto?

Pero hay más todavía. En Estados Unidos, el riesgo de muerte de una cesárea es de 2 a 4 veces la del parto natural, y la frecuencia con la que se practica ha aumentado del 5 al 25% de todos los nacimientos, principalmente para la conveniencia de los médicos –los cuales la mayoría de las veces son hombres7. Ello quiere decir que todos los años mueren en este país por lo menos mil mujeres a consecuencia de cesáreas, la mayoría de las cuales son innecesarias. Sin embargo, los proabortistas ni se asoman a estos datos.

¿Y qué hay de las histerectomías? Esta es quizás la operación de la cual se abusa más en Estados Unidos. La histerectomía se practica por diferentes motivos, desde el control de la natalidad hasta el alivio de los dolores de cabeza. Se estima que más de 500 mujeres al año mueren a consecuencia de las histerectomías en Estados Unidos8. Pero una vez más no escuchamos ninguna queja por parte de los proabortistas.

Si los proabortistas de verdad estuviesen preocupados por la salud de las mujeres, no estarían atacando ni denigrando el dar a luz. Estarían vigilando atentamente los proliferantes abusos relacionados con las innecesarias cesáreas e histerectomías.

Brian Clowes, Ph.D., es el Director del Instituto de Capacitación para la Defensa de la Vida y la Familia de Human Life International y autor de la Pro-Life Activist’s Encyclopedia (Stafford, VA: American Life League, Inc., 1993), de donde se tradujeron estos fragmentos, véanse las páginas: 59-12 y 59-21 a 59-25.

Notas: 1. National Abortion Federation booklet, “Twelve Years of Legal Abortion.” 1985, pp. 2 y 7. 2. Rebecca Chalker y Carol Downer. A Woman’s Book of Choices: Abortion, Menstrual Extraction, RU-486. Four Walls Eight Windows Press, Post Office 548, Village Station, New York, New York 10014, 1992, p. 68. 3. Atlanta Journal and Constitution, 5 de abril de 1989. 4. Lise Fortier, M.D., Directora Médico de Planned Parenthood (Paternidad Planificada) de los Ángeles, OB/GYN News, 1 de diciembre de 1980. 5. United States Department of Commerce, Bureau of the Census. Reference Data Book and Guide to Sources, Statistical Abstract of the United States. 1990 (110va edición). Washington, D.C.: United States Goverment Printing Office. Tabla 115: “Deaths and Deaths Rates, By Selected Causes: 1970 to 1988”; “Killer Sports,” U.S. News and World Report, 15 de enero de 1990, p. 67. 6. Véase la primera de las dos fuentes citadas en la nota 5; en esa misma fuente la Tabla 110: “Infant, Maternal, and Neonatal Mortality Rates, and Fetal Mortality Ratios, by Race: 1960 to 1987.” Recuérdese lo que se dijo en relación al Estudio en Colaboración sobre la Mortalidad Materna (Maternal Mortality Collaborative Study) de julio de 1988. 7. Diana B. Pelitti et. al. “In-Hospital Maternal Mortality in the United States: Time Trends and Relation to Method of Delivery,” Obstetrics & Gynecology, enero de 1982, p. 6. 8. Ruth Toumala, “Hysterectomy”, Harvard Medical School Health Letter, mayo de 1988, p. 8; Richard C. Dicker et. al., “Complications of Abdominal and Vaginal Hysterectomy Among Women of Reproductive Age in the United States,” American Journal of Obstetrics and Gynecology, 1 de diciembre de 1982, pp. 841-848.

 

 

Vota esta noticia

testimonios aborto

Testimonios aborto

Testimonios de médicos sobre el aborto y el post aborto.

Dos especialistas alertan de los trastornos post-aborto en la psiquis de la mujer.

Dada la extrema frecuencia del aborto «legal», 26 millones al año en el mundo, es sorprendente que «todavía hoy no se tomen adecuadamente en consideración los efectos que la “interrupción voluntaria del embarazo” [IVE] determina en la psiquis de la mujer».

Es la alerta de dos especialistas, el profesor Tonino Cantelmi –psiquiatra y psicoterapeuta- y Cristina Carace –psicóloga clínica-, en una intervención enviada a Zenit acerca del síndrome post-aborto.

Autores de publicaciones sobre la materia y responsables del Centro para el Tratamiento del Síndrome Post-aborto con sede en Roma, los dos advierten de que cada vez se está evidenciando científicamente más, la repercusión aborto en la aparición de trastornos psicológicos.

Los efectos psicológicos del aborto «son extremadamente variables y no parecen estar determinados por la educación recibida o por el credo religioso», apuntan.

«La reacción psicológica al aborto espontáneo y al aborto voluntario es distinta»; está relacionada con las características de cada uno de estos sucesos: «el aborto espontáneo es un evento imprevisto e involuntario, mientras que la IVE [aborto provocado interrumpiendo el desarrollo del embrión o del feto y extrayéndolo del útero materno] contempla la responsabilidad consciente de la madre».

«El embarazo es un momento extremadamente delicado en la vida de una mujer», caracterizado «por una vivencia psíquica y emocional muy particular, pues desde el momento de la concepción se verifican en la mujer una serie de cambios no sólo físicos, sino sobre todo psicológicos», recuerdan Cantelmi y Carace.

Y es que «convertirse en madre presupone una adecuación de la propia identidad en el paso del papel de hija al de madre», un proceso que «comienza con la concepción» y que tienen muchos momentos de «gratificación y entusiasmo», pero «inevitablemente también de sentimientos de angustia».

En conjunto, en la futura madre ello indica «mayor necesidad de seguridad y de afecto para poder trabajar la ansiedad que acompaña este proceso transformador que lleva a la mujer a abandonar una condición conocida para afrontar otra completamente nueva», apuntan los especialistas.

También de lo anterior se deduce el impacto y la crisis que puede representar en la vida de una mujer descubrir que se espera un niño «cuando esto sucede en condiciones poco favorables», añaden psiquiatra y psicóloga.

«El vínculo madre-feto comienza inmediatamente después de la concepción también en las mujeres que proyectan abortar, en cuanto que los procesos psicológicos sustantivos a esta relación precoz son inconscientes y van más allá del control consciente de la madre».

Así, «una mujer, frente a la elección de llevar a término o no el embarazo, vive sentimientos ambivalentes y extremadamente dolorosos que la dejan muy vulnerable a cualquier influencia, tanto interna como externa», subrayan.

«La fragilidad psicológica en la que se encuentra, de hecho, la lleva a tener menos confianza en aquello que piensa y en la capacidad de lograr tomar la decisión adecuada; por esto se verifican, con demasiada frecuencia constatan, situaciones en las que padres, compañeros, amigos, personal sanitario u otras figuras significativas pueden tener una grandísima influencia en la decisión final».

Así que, «pensando que abortar puede ayudarle a sentirse mejor» o puede contribuir «a volver a poner las cosas en su sitio», la mujer «se puede encontrar con que toma una decisión que no se corresponde a una elección consciente y que sucesivamente puede provocar graves sentimientos de arrepentimiento», explican.

Ambos especialistas concuerdan en que, inmediatamente después del aborto, la mujer puede experimentar una reducción de los niveles de ansiedad, pues decae el elemento ansiógeno constituido por un embarazo indeseado; pero sucesivamente «muchísimas mujeres viven una ansiedad mayor, presentando trastorno de estrés post-traumático, depresión y mayor riesgo de suicidio y abuso de sustancias».

«Estos trastornos se deben a un profundo sufrimiento que atenaza a la mujer que ha abortado voluntariamente y pueden manifestarse también bastante tiempo después del aborto, para luego durar a veces varios años», confirman.

El rasgo traumático del aborto voluntario procede del hecho de que «cuando la mujer descubre que espera un niño no lo considera sólo un “embrión” o un “montón de células”, sino el propio hijo, un ser humano pequeño e indefenso que está creciendo dentro de su propio cuerpo, de forma que abortar significa permitir que se mate de manera voluntaria el propio niño».

Un porcentaje considerable de mujeres que han abortado desarrolla el trastorno de estrés postraumático, cuyos síntomas son «recuerdos desagradables, recurrentes e intrusivos de la IVE que se manifiestan en imágenes, pensamientos o percepciones; sueños desagradables y recurrentes del suceso; sensación de revivir la experiencia del aborto a través de ilusiones, alucinaciones y episodios disociativos en los que a través del “flashback” resurge el recuerdo; malestar psicológico intenso a la exposición de factores desencadenantes internos o externos que simbolizan o se asemejan a algún aspecto del evento traumático, como el contacto con recién nacidos, mujeres embarazadas, volver al lugar donde se practicó la IVE o someterse a una exploración ginecológica; evitación persistente de todo estímulo que pueda asociarse con el aborto», enumeran los especialistas.

Ya se empiezan a definir estos trastornos como «síndrome post-aborto», que muy frecuentemente además «evoluciona en una vivencia de dolor y temor que determina cambios en el comportamiento sexual, depresión, incremento o inicio de consumo de alcohol u otras drogas, cambios del comportamiento en la alimentación, trastornos somáticos, aislamiento social, trastornos de ansiedad, pérdida de autoestima, ideación suicida e intentos de suicidio».

«Todos estos trastornos pueden manifestarse también varios meses después de la intervención, en el aniversario de la IVE o en el del hipotético nacimiento del niño», sin olvidar que las mujeres que han abortado anteriormente «pueden seguir teniendo sentimientos de culpa o depresión ligados a tal aborto, incluso durante los embarazos sucesivos», advierten el profesor Cantelmi y la psicóloga Carace. (Zenit)

testimonios aborto
5 (100%) 1 voto