Aborto anencefalia: La historia de Fabián Alejandro

Mi historia comienza el 26 de Mayo de 2006, ese día me hice el test de embarazo para comprobar que mis 14 días de atraso, eran lo que yo estaba esperando…. Un nuevo hijo…
Estaba ansiosa, deseaba mucho tener un bebé, que vendría a coronar el mejor momento de mi vida. Tan solo 7 meses antes, su papá y yo habíamos formalizado nuestra unión y nos habíamos casado tanto por el civil como por la iglesia. Mi hija mayor tenía ya 6 años, y era el momento propicio para por fin darle un hermanito….
Todo nos estaba saliendo estupendo. Estábamos felices, y concretando nuestros sueños…

Rápidamente comenzamos a pensar que nombre le pondríamos, cómo le ordenaríamos su dormitorio, las cosas que le compraríamos, etc.

En las 2 primeras ecografías, estaba todo bien…. Y cuando tenía que realizarme la del 3º mes, fui sola, ya que era, para mí, algo de rutina, sin mayor importancia; además ese mismo día 16 de Agosto, Mi esposo iría a comprar nuestro primer auto, ya que queríamos que todo estuviera perfecto para cuando llegara este nuevo miembro de la familia.

Mientras el doctor me realizaba una ecografía abdominal, me parecía raro su silencio…Hasta que me pidió que me sacara la ropa interior, ya que me haría una ecografía transvaginal…. Me sorprendió más aún y le dije que si pasaba algo debía decírmelo…. Luego de un rato, el doctor, me dijo “Siéntese” y allí supe que algo andaba mal…. Me dijo: su bebé tiene un problema, no se le desarrolló una parte del cráneo, tiene rostro, desde las cejas hacia abajo, pero no tiene el huesito que debe proteger al cerebro… Yo sentí que me desdoblé… una parte de mí solo lloraba, mientras que la otra se mantenía serena y hacía preguntas… Cómo será la calidad de vida de mi hijo, que posibilidades hay que se le forme ahora, como se puede operar después,… pero todo se desvaneció cuando me respondió: “no hay posibilidad de que ese bebé pueda vivir”… “El nacerá y morirá a las pocas horas, y no hay nada que puedas hacer…. Te aconsejo que llames a tu medico tratante lo antes posible y le digas que te hiciste la ecografía y el resultado es un feto acraneo…. Me vestí, me despedí del Dr. Relativamente serena y me fui….
Pasé al baño, y allí me puse a llorar desesperadamente, gritaba, lloraba no me cabía en la cabeza por qué si todo ese día debía ser perfecto…por qué estaba ahí sola con esa tremenda noticia sin saber que hacer…. Llamé a una amiga y le preguntaba cómo voy a pasar los próximos 6 meses sabiendo que mi hijo se va a morir, que en vez de pensar en una cuna, debo comprar un lugar en el cementerio…. No, no puede ser….
Me vine llorando en el colectivo a mi casa, pero en ningún momento sentí rabia contra Dios, sino que le pedí que me diera fuerzas y le agradecía de corazón que mi otra hija, Alison, estaba sana.

Llegando a la casa, mi mamá y mi hija me preguntan cómo me había ido con el doctor y yo dije: Mal. El bebé está enfermo… Nacerá y morirá y no hay nada que podamos hacer. Ambas se pusieron a llorar, y yo trataba de ser fuerte…. Cuando llegó Fabián (mi esposo) a la casa, él venía feliz manejando nuestro autito…
Mi hija le contó inmediatamente, pero él creyó que Alison le estaba contando algo de sus muñecas y no la tomó mucho en cuenta…. Cuando ya se le pasó toda su emoción con el auto me dice “¿negra como te fue?, ¿cómo esta el niño?”, y cuando le conté casi se desmayó…. Y subió corriendo al dormitorio. Yo esperé un rato prudente, no sé cómo pero dentro de todo, ya estaba serena, y luego subí… Allí estaba mi esposo, tirado boca abajo en la cama llorando, maldiciendo a Dios, preguntándole porque lo castigaba así, yo le dije que no pensara nada malo contra Dios, que estas son pruebas y debíamos aceptarlas y ser fuertes.

Mi hija, que en ese tiempo iba en kinder, me dijo que le ayudara a escribir “Yo no tengo hermano, tiene un problema en la cabeza”, luego lo recortó llorando y me dijo que se lo entregaría a su profesora.

En la noche, por fin podría pensar tranquila en lo que me estaba sucediendo y dejar de mostrarme tan fuerte, pensé en que no sería capaz de sentir a mi hijito dentro de mí sabiendo que moriría…. Recordé un reportaje que había leído días antes, sobre el aborto y que hablaban de unas pastillas que vendían por Internet…. Pensé que si mi doctor no me hacia algo, compraría eso, porque yo era muy débil, para soportar esta situación.

Al día sgte. Mi esposo y mi mamá, me acompañaron al doctor… Este nos confirmó lo que yo ya sabia, nos explicó que acá en Chile, el aborto es ilegal, pero que él podría hacer algo…. Pero que lo pensara…. Y que ya sea si decidiera seguir con el embarazo hasta el final o interrumpirlo, él me apoyaría en todo.

Fui al trabajo, y cuando llegué todos se quedaron en silencio, para escuchar lo que yo les tenía que contar… Uno de ellos me dijo: Si solo vas a tener a tu hijo un momento, aprovéchalo…. En ese minuto sentí mucha rabia con sus palabras, ¡que sabia él lo que es tener un hijo y saber que va a morir ¡¡¡….

Mi esposo y mi mamá debían irse a sus respectivos trabajos, en el mío, me dieron 2 días libres… Tomé el metro hacia mi casa…. Una canción rondaba mi mente y no me la podía sacar de la cabeza “sabes hermano lo triste que estoy, se ha muerto mi niño…. Enorme y azul la vida se le dió, no pudo tomarla de tan pequeño…. Que hacemos ahora con 2 pechos llenos de leche y dolor”… Me fui a la iglesia, sin saber que hacer, ni que pensar… Fui hasta la imagen del Sagrado corazón y le pedí a Jesús, que me dijera qué era lo que debía hacer… y en ese momento lo descubrí… Sí, seguiría con el embarazo adelante, porque yo no era quien para quitarle la vida a mi hijo, él estaba allí luchando por su vida y mientras estuviera en mi vientre, el era feliz. Así sea que viva 5 minutos ò 1 hora, es y será por siempre mi hijo.

Salí de la iglesia, confortada, sintiéndome fuerte, sabiendo que debía darle todo mi amor a ese hijo especial, debía tratar de ser feliz, para no traspasarle ninguna angustia ni nada…

Al día sgte., traté de buscar en Internet algo que me pudiera orientar… en el google, busqué “feto acraneo”, que siempre me ha parecido una palabra demasiado fea, y fueron esas benditas palabras que me llevaron a leer la historia de “Sebastián”, y a descubrir que yo no era la única mujer en el mundo que vivía una situación así… pude conocer a Lily, que me envió las fotos de los niños con anencefalia, y que me ayudó a expresar mis sentimientos y poder conocer a otras mamas que ya han vivido esta experiencia y a pesar de lo triste, estaban llenas de paz.

En la sgte. Ecografía, mi esposo iba lleno de esperanza de que todo había sido un error, y obviamente no nos dijeron eso, si no que se comprobó su anencefalia y supimos que era un varoncito…. Elegí como nombre Fabián Alejandro.

Los meses pasaron y los aproveché bastante, le di mucho cariño, trataba de estar feliz, ¡para qué pensar en el futuro si mi hijito estaba conmigo¡ ¡ ¡… Fue un embarazo bonito, “a pesar de todo”, le compre un osito de peluche que rezaba el Ángel de la guarda… Todas las noches lo ponía en mi pancita, para que rezáramos juntos….

A medida que se acercaba la fecha de parto, supuestamente el 12 de febrero, me iba poniendo más y más ansiosa, en parte se me estaban agotando las fuerzas, esa alegría permanente, estaba llegando a su fin y necesitaba descansar, quería que si algo iba a pasar, que pasara y punto, para dejar de sentir esa agonía…
Mi médico, quería que fuera lo más natural posible, no quería apresurar nada, pero ya el 13 tuvo que inducirme el parto, que no resultó ya que después de 12 horas solo había dilatado 1 cm., por lo tanto debieron hacerme una cesárea, pero ya era 14 de febrero, Día del amor…. Mí amado hijito nacería el día más hermoso y significativo…

Fabián Alejandro nació a las 7:03 AM. Midió 49 CMS y pesó 2.460 grs.…. Sentí su llanto débil y lo pusieron a mi lado para que lo besara…. Pensé que ese seria el único instante en que lo vería, y a eso de las 8:10 AM, ya en mi habitación aparece mi esposo, y al cabo de unos minutos, llegó mi niño…. Vestido de celeste, con un gorrito blanco.

No lo pude tomar en brazos, porque estaba demasiado adolorida, así que lo pusieron a mi lado.
Allí en mi habitación, teniendo a mi lado a mi príncipe, me sentía feliz; pero igual me daba tristeza ver como él siendo tan chiquitito, nos quería demostrar que era fuerte….. Hacia burbujitas, yo me alegré y emocioné al principio, pero en el fondo de mi corazón tenia pena al pensar que lo hacia porque tal vez no sabia cómo debía respirar…..

Alison compartió con él algunos minutos, se sacaron fotos, y le tomó la manito.

De repente, nos preguntamos si le habían dado de comer, y llamamos a neonatología y llegó una enfermera que escucho los latidos de su corazón, le tomó el pulso, nos miró con ternura y se fue.
Pasaron menos de 3 minutos y vi que sus labios, dejaron de hacer burbujitas, me quedé en silencio…. Y pensé en que se había ido al cielo.. Eran 11:50 AM.
Mi mamà rompió el silencio y dijo: El niño se fue…. Lo dijo con una voz dulce, no de tristeza, sonó con tranquilidad y paz, y sentí una paz interior muy profunda. No lloré… estaba Fabián, mi mamá, y mi suegra. No quise ver su cabecita descubierta, quería recordarlo para toda la vida hermoso como lo ví.

El día viernes 16, debíamos enterrar a mi hijo, y a pesar que estamos en verano, llovió…. En todas las noticias hablaban de este temporal que era tan inusual, y que estaba lloviendo como si estuviésemos en invierno……
Yo pensaba que era mi hijito llorando, tal vez estaba triste porque vio todo lo que lo amábamos…
Le dije que no estuviera triste, que nosotros no le reprochábamos nada, que sabíamos y aceptábamos que él solo venía por un ratito, que estuviera tranquilo que siempre lo vamos a querer y recordar

Gracias Dios, por regalarme casi 5 horas junto a mi hijo, por darme tanta fuerza, yo que me creía tan débil,
Gracias por permitir que Alison lo conociera.

Hay días en que la tristeza me inunda y lloro mucho, pero… después me llega desde el cielo mucha paz… Pienso en que mi hijito no quiere verme triste, asi que saco fuerzas y sigo adelante..
Lo amo y lo amaré por siempre.

 

Fuente: http://www.anencephalie-info.org/sp/fabian.php

Vota esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *